BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

No hay que ser un lince para darse cuenta de que el Banco de España no ha obrado bien en la supervisión del sistema. A la vista está lo que ha sucedido con Bankia y con otras cajas de ahorro. Pero insinuar, como insinúa el informe de los Inspectores de la Entidad, que la ausencia de supervisión formaba parte de una operación deliberada, es retorcer la mala praxis hasta convertirla en delictiva.

Sería muy grave, entre otras cosas, saber que el Banco de España actuó en complicidad con los gestores de Bankia.

Pero ¿qué persigue la denuncia? Porque de momento lo que ha conseguido es desviar el foco de atención de Bankia y Rato, para situarlo frente al supervisor puesto por el gobierno socialista. Y eso ya nos indica algo.

Pero, además, la denuncia no tiene mucha consistencia. El propio informe de la asociación de inspectores del Banco de España que denunció las irregularidades reconoce en su texto:

??Entre el informe de la inspección y la toma de decisiones de la Comisión Ejecutiva del Banco de España hay un excesivo nivel de filtros”

Según su opinión, esos filtros “solo tienen sentido para modular las conclusiones de la inspección, de modo que el informe de los inspectores no figura entre los documentos de los que dispone la Comisión Ejecutiva?

El argumento contradice la tesis general.

El propio gobernador del Banco de España envió una carta a EL PAIS poniendo el foco sobre ese punto :

“Los procedimientos de trabajo del banco impiden que nadie pueda actuar en la tarea de supervisión sin que un número importante de empleados se entere y pueda opinar sobre cualquier decisión a tomar.”

EL PAIS, incluso, recogía de otras fuentes el mismo argumento:

“los procesos de investigación de entidades pasan por muchas manos (los inspectores, el jefe de grupo, la dirección general), que exigiría grandes complicidades para tapar los indicios” e incluso la advertencia de que si los ahora denunciantes “conocen casos reales, deberían haberlos enviado a la fiscalía. De lo contrario, pueden ser hasta colaboradores”

Print Friendly, PDF & Email