En la sede de Madrid de Amnistía Internacional, las tres principales ONG internacionales de derechos humanos han presentado a la prensa nacional e internacional, las conclusiones a las que han llegado tras reunirse esta semana con representantes del Gobierno, Grupos Parlamentarios, Fiscalía general del Estado y organizaciones como Jueces para la Democracia, para exponer y discutir sobre los puntos negros que, a su juicio, contiene el Proyecto de Ley sobre las Víctimas de la Guerra Civil y del Franquismo  , ahora que el debate sobre las enmiendas se acerca.

Federico Andreu, Secretario General Adjunto de la Comisión Internacional de Juristas; Wilder Tayler, Director del Departamento Legal de Human Rights Watch; y Javier Zúñiga, Consejero del Secretariado Internacional de Amnistía Internacional, tres expertos en causas similares en otros países, han hecho hincapié en la trascendencia del logro de una ley modelo, dado que España es uno de los principales puntos de referencia mundial por su proceso de transición a la democracia. Los países con problemáticas similares a las nuestras están pendientes de las resoluciones que se tomen aquí en asuntos como la memoria histórica, terrorismo etc…

La aceptación de esta ley, tal y como esta proyectada actualmente, sería un nefasto ejemplo. Los puntos que ésta delegación discute son:
Todas las víctimas son iguales y tienen los mismos derechos.
Reconocimiento del derecho a la verdad: ¿ quién lo hizo? Y¿ por qué?
Proceso dignificante. No cubierto con la entrega de un simple diploma.
Participativo: Derecho a voz. La verdad privada no dignifica.
Imparcialidad.
El escandaloso estado de los archivos protegidos.
Es esencial trabajar sobre esto ahora que se está a tiempo de modificaciones.

Preguntamos si la lentitud de movimiento con relación a este tema del Partido Socialista, escudándose en su estudio, puede deberse al crispado momento actual de la política en España, en el que el Gobierno se mueve entre verdugos que a la vez se convierten en víctimas (caso De Juana Chaos) y víctimas que a su vez lo son de víctimas coyunturales, en un proceso en que toda cautela es imprescindible para llegar a buen puerto. Zúñiga en público y más tarde Tyler en privado respondieron de la misma manera: el pueblo vasco tiene que tener claridad. Es necesario cerrar las leyes sin finales ambiguos.

Y yo reflexiono desde el más inocente de los desconciertos: Políticamente ¿el fin justifica los medios…? ( Maquiavelo al Príncipe) O ¿ a veces…?O ¿ no siempre…? ¿Nunca…?. Por el contrario ¿siempre la mala paz es mejor que la mejor de las guerras? (Cicerón).

Pienso, luego existo…. dijo Descartes.