BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

El debate que planteábamos este mes en la revista Quo no puede estar más de actualidad: ¿Se debería poder practicar el nudismo en cualquier playa?

El Ayuntamiento de Cádiz ha suprimido el naturismo playero. El gobierno de Teófila Martínez (PP) aprobó recientemente una ordenanza que prohíbe el desnudo integral en sus playas. El Ayuntamiento de Cádiz defiende que la ciudad cuenta con playas de carácter “familiar”, por lo que el nudismo “no debe ser permitido”. Quien lo incumpla se enfrenta a una sanción de 750 euros. Y la Policía Local informa ya a los bañistas de que pueden ser sancionados si se desnudan.

Las quejas no se han hecho esperar y el debate ha llegado a la red. Según los relatos de los bañistas los agentes ??se introducen en las dunas, sacan a los nudistas y les obligan a vestirse bajo amenaza de multa?; ??una auténtica caza de brujas?.

Vivimos en una sociedad enormemente intolerante. Tanto que las justificaciones han terminado pareciendo justas : ¿por qué obligar -cree Teófila- a una familia a compartir la playa con gente que no comparte su moral/estética?

El problema es que las justificaciones no lo son porque solo son eso: justificaciones. ¿Es que entre los nudistas no hay también familias? ¿Por qué obligar a alguien que quiere bañarse desnudo a tener que llevar ropa? ¿Es que acaso los nudistas han obligado a alguien a bañarse sin ella? ¿quién recorta las libertades a quién?

El problema no lo tiene quien quiere bañarse desnud@ sino quien se siente ofendido por algo tan natural, tan humano y que hace sentirse tan libre.

¿Quieres opinar sobre el tema? Participa en la revista Quo. Estamos seleccionando opiniones para publicarlas el mes que viene en la versión impresa.

Print Friendly, PDF & Email