Imagen de previsualización de YouTube

Es uno de los numerosos equipos privados que operan en el país. La empresa privada ArmorGroup, contratada para proteger la embajada de Kabul, se ha visto envuelta en un intenso escándalo. La organización independiente Project on Government Oversight (POGO) ha explicado que allí tenían lugar “fiestas salvajes” con prostitutas. Además ha difundido fotos y vídeos de algunos de los mercenarios borrachos y desnudos. El escándalo no se limita a las fiestas, también lo acompañan denuncias de abusos sobre empleados locales. El gobierno de EEUU ha dicho que investigará las actividades de esa empresa.

Los propios agentes denunciaron ante la ONG los abusos y el miedo de quienes no participaban de las novatadas.

POGO ha acusado a ArmorGroup de no ofrecer el equipo apropiado para proteger la embajada, de tener a empleados saturados de trabajo por la escasez de guardas y por llevar prostitutas a fiestas “salvajes”. El material, según cuenta EL PAIS, ha sido enviado a la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton.

Print Friendly, PDF & Email