Un total de 30 familias manejan gran parte del capital de España, según el informe que ha elaborado Forbes magazine sobre las 100 personalidades más ricas del país. Muchos de los grandes capitales son legados y heredados, fruto del reparto de bienes tras la muerte del fundador. El sector textil, la venta de inmuebles, el mundo de las inversiones o finanzas bursátiles o la alimentación, entre otros, son algunos de los nichos de negocio en los que las ricas familias españolas han conseguido su gran fortuna.

 

AMANCIO ORTEGA
(Foto: INDITEX)

 

Al frente de todas, Amancio Ortega y su familia figuran como los más poderosos, con 53.000 millones, un patrimonio que se ha multiplicado por cinco los últimos trece años y que le ha aúpado hasta el tercer puesto en la clasificación mundial. De hecho su fortuna es equivalente a la suma de los siguientes 20 clasificados. Le sigue Juan Roig Alfonso, presidente de Mercadona (con 5.800 millones de euros de capital) y Sandra Ortega Mera, heredera de Rosalía Mera, la exmujer del fundador de Zara recientemente fallecida, que con 5.400 millones de euros ocupa el tercer lugar de la privilegiada lista.

Un rasgo común a todos los ricos españoles es la internacionalización de sus bienes: la mayoría ha expatriado parte de sus capitales a Holanda, Luxemburgo (al que España considera, con matices, un paraíso fiscal) y Suiza. Los dos primeros, porque ofrecen una fiscalidad muy atractiva y son plataformas para distribuir el dinero por todo el mundo, y Suiza porque sigue albergando los bancos más opacos del mundo.

Llama la atención que su Majestad el Rey Juan Carlos I no entra en la lista  de las cien personalidades más acaudalas del país, cuyo selectivo corte se ha cifrado en 300 millones de euros. La riqueza del Rey sigue siendo una incógnita y lo seguirá siendo a pesar de la nueva normativa de transparencia.

La edad media de los millonarios españoles, según la lista Forbes, es de 66,5 años. En el ranking elaborado sobre las 100 personalidades más ricas de España sólo hay nueve personas por debajo de los 50 años.