“Como otras constructoras españolas -informa eldiario neoyorquino- Fomento de Construcciones y Contratas, o F.C.C., ha batallado para convencer a los inversores de que podía salir por sí sola del barrizal en el que se ha convertido en los últimos años el mercado inmobiliario nacional”.

 


(Foto: flickr/Javier Corbo)

 

“En los últimos seis meses, los gestores de F. C. C. han estado en un casi continuo road show inversor por las capitales financieras del mundo. El esfuerzo dió finalmente sus frutos el pasado 21 de Octubre, cuando la empresa anunció la venta de un 6% de su capital a Bill Gates, el cofundador de Microsoft, por 113,5 millones de euros”.

“Dos días después de que se conociera la operación del presidente de Microsoft, el Banco de España anunció que el país había salido de la recesión y vuelto a la senda del crecimiento con un tímido 0,1% en el tercer trimestre, después de nueve trimestres consecutivos de contracción. Ambos anuncios parecen confirmar lo que muchos directivos españoles y el gobierno de Mariano Rajoy han defendido durante meses: que España merece de nuevo su lugar en el sol”.

“Hay, por supuesto, un montón de nubarrones que todavía se ciernen sobre Madrid – el pasado miércoles, el ministro de economía , Luis de Guindos, advirtió sobre los peligros del triunfalismo, a miembros del Senado de España-. Con un desempleo en torno al 26%, aseguró el ministro,  nadie debería afirmar que todo está bien.”

Leer artículo completo en The New York Times

Print Friendly, PDF & Email