BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

El periĂłdico británico The Daily Telegraph publica un texto de Emilio BotĂ­n, el Presidente del Banco Santander, titulado: â??La banca mundial podrĂ­a beneficiarse de más prácticas españolasâ?ť:

â??El deterioro del sistema financiero y la caĂ­da de Lehman produjeron una de las crisis más profundas y prolongadas de la historia financiera. Aunque no hay una Ăşnica causa detrás de ella, creo que su origen está en gran medida en una dĂ©bil supervisiĂłn bancaria en determinados paĂ­ses. Estos errores bancarios hubiesen tenido un impacto mĂ­nimo de haber habido un sistema de supervisiĂłn proactivo, efectivo y cercano al terreno, además de un continuo control de las operaciones bancarias que se pudiese adaptar a los constantes cambios que caracterizan a la banca y que se asegurase de que las entidades supervisadas tuviesen balances transparentes y comprensibles y una conveniente gestiĂłn de riesgosâ?ť.

â??Ă?sa fue la experiencia en algunos sistemas financieros, sobre todo en España, que ha pasado con Ă©xito el mayor test de stress de la historia. En el caso de España, debido en parte a crisis financieras del pasado, la relaciĂłn entre el supervisor y los bancos es muy estrecha. El Banco de España supervisa continuamente la actuaciĂłn y actividad del Banco Santander incluso con supervisores in situ. Esa cercanĂ­a ha permitido al Banco de España tener un alto grado de sensibilidad y conocimientosâ?ť.

Es importante el texto de Emilio Botín en la medida que proyecta fortaleza en la imágen de nuestro país. Y no habla en solitario. El argumento ha sido sostenido antes por diversas instituciones mundiales que ponen a España como ejemplo de supervisión bancaria. La tesis, además, demuestra la simbiosis que puede darse entre el capitalismo financiero y la socialdemocracia.

El sistema financiero español, su banca, dice BotĂ­n, “ha pasado con Ă©xito el mayor test de stress de la historia”, y no le falta razĂłn si miramos a los paises de nuestro alrededor; si observamos a los que se han visto obligados a acudir al rescate de sus bancos.

Es la demostración inequívoca de que hablar de la fortaleza de nuestra banca no era un argumento ingenuo y optimista. En este país, las cosas también se pueden hacer bien. Y no pasa nada por reconocerlo.

Print Friendly, PDF & Email

Aporta link o informaciĂłn: