Franco murió en la cama pero España estaba viva. Esa noche fue de miedo, dolor, resentimiento, llanto, alegría, rencor, odio, angustia, preguntas sin respuesta… pero el despertar en todos estaba lleno de esperanza. Se cerraba una etapa y otra generación tomaba el relevo. Nosotros no habíamos hecho la guerra y queríamos tantas cosas, teníamos tantos sueños… que poco a poco se hicieron realidad. Y llegó la amnistía, las elecciones, la vuelta de los exiliados, los viajes, murió la censura y llegó la alegría y el color. Vivíamos el día a día con gran intensidad y las tertulias y discusiones de cómo queríamos que fuera el cambió nos situaba siempre en el mismo dilema… ¿ruptura o reforma? La ruptura era poner las cosas en su sitio desde la justicia, no desde el rencor, y la reforma pasar de puntillas por todo el horror y desmanes que se habían acumulado en tantos años como si no hubiera pasado nada.

A mi me pilló estudiando Derecho, una de las facultades más activas y en la que a diario las dos Españas  se enfrentaban duramente. Los guerrilleros de Cristo Rey, los grises y la social  junto a pistolas, porras y barras de hierro brotaban amenazantes dando lugar al pánico y a las carreras. Nunca he olvidado aquellos momentos y nunca he entendido por qué Billy el Niño,  uno de los más temidos miembros de la brigada político-social al que yo he visto pistola en mano, que persiguió, torturó y maltrató a tantos detenidos no fue juzgado y condenado por sus actos   ¿venganza? No, Justicia.  No sólo no se le retiró del cargo sino que en 1977 recibió la Medalla al Mérito Policial (plata), que le otorgó el ministro Martín Villa      http://www.elpais.com/articulo/espana/POLICiA_ARMADA/inspector/Billy/Nino/separado/lucha/antiterrorista/elpepiesp/19810602elpepinac_24/Tes/    Este como tantos otros quedaron impunes y sus victimas más humilladas todavía.

Franco sí  hizo justicia y tuvo el tiempo suficiente para vengar a todas sus victimas de su Guerra Civil. Muchos muertos, desaparecidos, torturados, presos, perseguidos … pagaron durante años los crímenes del bando Republicano. ¿Pero quién va a resarcir al otro bando?¿Quién va a hacer justicia a sus muertos? Después de tantos años las victimas  que dejó el franquismo se merecen un reconocimiento y una justicia que nunca tuvieron. Creo que la persecución y enjuiciamiento a los que se está sometiendo  a los que la reclaman es continuar con esa reforma que debió romper con el pasado para que nunca más un país necesite héroes de los dos bandos