NOTA DE ACNUR. A pesar de que actual conflicto en Siria sigue complicando los esfuerzos para atender a las necesidades humanitarias en el país, ACNUR continúa ayudando a las personas vulnerables en algunas localidades que se encuentran entre las más peligrosas y en una situación desesperada.

En lo que llevamos de año, alrededor del 35% de la ayuda de emergencia de ACNUR en Siria ha sido destinada a personas que viven en zonas de difícil acceso como Alepo, Azaz y Karameh.

El trabajo de ACNUR dentro de Siria tiene como objetivo proporcionar ayuda humanitaria a tres millones de personas, lo que les permitirá alimentar a sus familias, tener un cobijo, poder hacer frente al desplazamiento y garantizar el mantenimiento de unas condiciones higiénicas. Cada semana, hasta 250 camiones de ayuda humanitaria se entregan asistencia en Siria a unas 14.000-15.000 familias, el equivalente a cerca de 100.000 personas.

Sin embargo, a pesar de estos esfuerzos las necesidades en el interior de Siria son enormes y el desplazamiento continúa. Naciones Unidas estima que hay más de 4,25 millones de personas desplazadas internas, pero esa cifra data de hace cinco meses y es probable que se revise al alza. Además de las personas desplazadas, varios millones de sirios se encuentran en situación de pobreza y carecen de acceso a asistencia sanitaria, así como a productos de primera necesidad.

Las temperaturas ya han comenzado a descender en toda la región y, junto al resto de la comunidad humanitaria internacional, ACNUR está inmerso en una carrera contrarreloj para ayudar a los desplazados a prepararse para el tercer invierno consecutivo en medio del conflicto en Siria.

Prácticamente todas las ciudades y pueblos de Siria se han visto afectados por el conflicto o acogen a personas desplazadas y traumatizadas. Según estadísticas de ACNUR, más de 400.000 hogares han sido destruidos y 1,2 millones han sufrido daños. La cifra de desplazados internos que viven en condiciones muy precarias en edificios públicos abandonados es cada vez mayor. Estos lugares son el hogar en su mayoría de mujeres, niños y ancianos. ACNUR ha visto refugios que carecen de puertas, ventanas y condiciones de salubridad adecuadas. La leishmaniasis y el cólera son cada vez más habituales.

Además, a día de hoy 2,18 millones de sirios han huido de la guerra y han sido registrados como refugiados o solicitado su registro como tales en los países de la región, principalmente en Líbano, Jordania, Turquía, Irak y Egipto. De ellos, el 51,4% son menores de 18 años.

DONACIONES para la emergencia en Siria: web eacnur.org/siria ó 902 218 218 o mandando un SMS* con la palabra ACNUR al 28014.
*Donación íntegra de 1,20 euros para ACNUR. Válido para Movistar, Vodafone y Orange.