BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

Estoy fascinado con el fenómeno de Twitter y de facebook, que siendo tan diferentes se parecen tanto. Porque se escribe mucho estos días sobre lo que están suponiendo estas herramientas -y otras redes sociales- para la exposición pública de los ciudadanos (“Tu vida como un espectáculo”. La Vanguardia), pero la verdad es que nadie sabe muy bien que consecuencias reales tendrá para la vida privada de las personas.

Vemos que la gente publica las fotos de sus viajes de la infancia, de las fiestas del colegio, de la promoción del 85, y de la fiesta de fin de año con los compañeros de la oficina… con todo lo bueno y lo malo que tiene eso. En cierta forma es verdad que la intimidad está siendo sepultada aunque todavía existen barreras que nadie o poquísima gente ha cruzado: El Cuarto de baño, la muerte de un familiar, ¿la cama de matrimonio? -quizá menos- ¿Donde está la barrera de intimidad que nunca se va a traspasar? ¿que queda todavía para la vida privada? ¿seguirá siendo así en el futuro? (si se te ocurre déjanos algún comentario en este post)

Al hilo de algo similar, David Delgado ha publicado en su blog este vídeo sobre la adicción a twitter. El vídeo, aunque está grabado en clave de humor tiene parecidos con la realidad que van mas allá de las coincidencias! Fantástico.

Imagen de previsualización de YouTube

Print Friendly, PDF & Email
15 Replica a este post
  1. Estoy sorprendida, o no tanto, que las personas o medios que más utilizan estos “fenomenos” son los que más los critican, claro que siempre con la excusa “lo mio es diferente” “es profesional”.
    Uno se pasa meses pensando que a lo mejor va a exponer parte de su intimidad y eso puede traer consecuencias, como cuando fué la aparición del movil, ¿o es que no se acuerda la gente? Y cuantos eramos reacios!!! aquello si que fue un boom!! y ahora, pues todo depende como lo utilices.

    Lo mismo el facebook, que más da que alguien vea una foto tuya en Italia o el caribe o que pongas que estás cansado!! siempre vas a mostrar la imagen que tu quieras, el resto siempre va a opinar, pero ¿no pasa lo mismo cuando sales por la noche y decides que ropa ponerte? o ¿cuando te compras un coche?

  2. ja ja ja….
    la verdad es que igual iba un poco por mi, ja ja

    siempre me cuesta empezar estas cosas y leeme ahora, aquí escribiendo…… y lo peor pensando que el proximo finde no voy a escuchar la radio ni tener internet ahhh!!!!!!!!!!!!!!!!!!! ja ja

  3. Estoy de acuerdo con Gemma.
    Creo que muchas veces la imagen que generamos de nosotros en la red es más “real” que nuestra propia realidad, de la que no podemos escapar.
    Enseñamos lo que queremos enseñar (incluyendo wcs, alcobas y demás). Proyectamos la imagen que más nos gusta de nosotros mismos.

  4. Hace tiempo un pionero norteamericano de los encierros con cámaras en internet, me decía que la intimidad estaba sobrevaluada. Y lo decía basado en su experiencia. No sólo twitter o facebook, mira la evolución de los sitios de dating o el propio porno basado en contribuciones de usuarios para darse cuenta que la intimidad tiene cada vez más otra dimensión. Los blogs como diarios personales antes guardados con candado, son otro caso. No son los códigos tradicionales de pudor y actividades los que quedan fuera de los ojos y los oídos de la gente, son nuevos secretos. La reducción de la intimidad tradicional, para mí, entraña también algo nuevo: la creación de espacios más amplios en los que la gente afín se encuentra sin barreras geográficas, creando amistades y amores en gente que no se ha visto nunca y que tienen fuerzas insusitadas. Quizá tenemos que buscar más hondo dentro de nosotros para saber en qué consiste verdaderamente tu vida privada.

  5. Hola a tod@s. Tengo que decir que el fenómeno del Facebook traspasa fronteras. Habiendo otras páginas similares como myspace, msn, etc.. veo que el Facebook gana adictos por momentos. Recuerdo que me lo comentó una prima mía y me agregué y ahora no paro de encontrarme con amig@s de la infancia, del colegio y del trabajo. Es increíble, como las personas nos quitamos la máscara de la vergüenza y publicamos fotos y videos que antes no lo hubiésemos hecho. En particular tengo que confesar, que he publicado fotos mías cuando antes era imposible de hacer, en el sentido de que era privado. Esas fotos son normales, nada de contenido erótico ni por el estilo. Todo tiene un límite, claro, y sigo teniendo privacidad respecto a los álbumes de fotos que quiero que vea la gente y otras fotos que sólo quiero que lo vean algun@s.
    Sigo pensando que la intimidad es muy importante para mí, pero también pienso que lo que antes era imposible para mí de publicar, ahora lo veo como algo normal y que lo hace muchísimas personas en todo el mundo. También es una herramienta para que se sepa que existes. Tienes tu móvil, tienes tu sitio en algún blog o págima personal y encima puedes publicar aspectos de tu vida que quieres compartir con el resto del mundo.
    Es una manera de hacerte oír hacia el mundo…..de decirles…….”hey, que estoy aquí y así te lo demuestro, con mis fotos, publicaciones, sensaciones, etc…”….

    un saludo a tod@s

  6. La verdad es q existe un riesgo q pagar a cambio de adquirir algo de fama. Lo peor de todo no es q el vecino q tan mal nos cae nos pueda seguir o “espiar”.
    Lo peor de todo es (y sin conspiraciones) es q organismos secretos nos pueden espiar, es una libertad restringida puesto que mientras tu tienes una conversación pueden estar espiándote ciertos organismos mientras tienes esas conversaciones ¿no os habéis parado a pensar? Hay q tener cuidao con lo q se dice…
    Positivamente sí es una herramienta pa conocer gente interesante afín y crear tu red siendo esta una manera de influir a tu alrededor incluso socialmente. Puede ser una manera q te haga sentir importante

  7. Sí que hay un afan de exhibirse en esos medios tan idóneos para hacer pasarela hacia el mundo virtual, cual grafiteros evolucionados al monitor… todos los medios creados para contactos de trabajo en un altísimo porcentaje los usamos simplemente para decir: “Terminé de lavarme los dientes”, “Me siento… no sé como”, En el Facebook agregamos a cuanto perfil nos ponen al lado derecho al grado que superamos el límite de 5000 “amigos” con facilidad. Aún con los avances tecnológicos la vacuidad sigue ahí. Los medios están, la sustancia no aparece.

  8. Entiendo que en Facebook o Twitter hablas de aquello que a ti te interesa hablar… Yo no pongo fotos en Facebook de yo y mi pareja en la cama… Hablar de pérdida de intimidad es exagerado: si voy al baño no lo pongo, si voy a una conferencia que a alguien puede interesar… hablo de ello.

  9. La verdad es que empieza a cansar un poco que cada nuevo invento reciba por respuesta el miedo del rebaño conservador: la velocidad del tren aplastaría los pulmones, el hombre no podría montarse en un avión porque su cuerpo reventaría, el PC nos convertiría en esclavos (bueno…).

    Twitter, FaceBook y compañía siempre van a depender de lo que cada uno quiera y decida contar: ¿de verdad cree alguien que todos los tuiteros cuentan lo que realmente piensan?

    La vida es un juego de máscaras, y las redes sociales ayudan a diseñar personajes que, sin ser falsos, revelan sólo aquella parte de nosotros que deseamos mostrar a los desconocidos.

    Igual que cuando hablamos por teléfono, o nos presentan a una nueva persona, o intentamos ligar, o conseguir un trabajo mejor… ¿Hay tanta diferencia?