pedro-sanchez-med

Se pide al PSOE que incumpla la palabra dada a los ciudadanos en un diabólico razonamiento del mal menor.

Pero la presión a Pedro Sánchez tiene dos objetivos: la lucha interna por el poder del PSOE y el sostén de los principios y renuncias del 78.

Tampoco la posición de Sánchez tiene una sola explicación. El líder socialista se debate entre la coherencia, la palabra dada, y su propia supervivencia dentro del partido. ¿En qué desembocará? Hoy analizamos la situación de la mano del periodista Maximo Pradera