En el Acuario Enoshima de Kanagawa, en Japón, el arbol de Navidad de este 2008 ha sido el más ecológico que nunca han tenido. La energía necesaria para iluminar sus luces se produjo exclusivamente… gracias a una sola anguila electrica. Cada vez que este animal se mueve genera 800 voltios de electricidad. Colocaron dos paneles de aluminio en su acuario que hicieron las veces de electrodos para crear una corriente suficiente para iluminar las luces navideñas de forma alterna.

Kazuhiko Minawa, el portavoz de Acuario Enoshima, explica que si pudieran reunir todas las anguilas electricas del planeta generarían un flash tan potente que podría verse desde el espacio. De momento, el experimento de este 2008 con el arbol de Navidad ha permitido tener un efecto de luces orginal y ecológico.