Este jueves venció el plazo previsto por Hacienda para que los municipios presentaran las facturas que tenían pendientes de pago para acogerse al mecanismo de liquidez puesto en marcha por el Gobierno. Se especula con que la deuda total de los Ayuntamientos españoles puede alcanzar los 17.000 millones.

Y en este contexto contrasta la historia de dos municipios: Peleas de Abajo y Arroyo de la Luz. El primero tiene el dudoso honor de ser el más endeudado de España en proporción al número de habitantes, mientras el segundo es el protagonista de todo un hito en esta época de crisis: no tiene ninguna factura pendiente de pago.

El Ayuntamiento de Arroyo de la Luz

A nivel global el Ayuntamiento de Madrid, gobernado por Ana Botella, es el que más deuda ha reconocido: 16.712 facturas sin pagar que suman 1.017 millones de euros. Pero en proporción, los 4,5 millones de euros que debe el municipio de Peleas de Abajo, que cuenta con unos 240 habitantes, suponen una deuda diez veces mayor: unos 19.000 euros por habitante.

Irónicamente hace 50 años, Peleas de Abajo en Zamora era conocido como la “Alemania de la región” por sus explotaciones agrarias punteras. Agrupaban pequeñas parcelas de tierra para poder comprar maquinaria y daban trabajo a vecinos de los alrededores. Pero su actual titulo de “pueblo más endeudado de España” ha cambiado las tornas. Su historia incluso ha sido recogida y destacada por medios internacionales como la BBC, Reuters, el Chicago Tribune, Ouest France o Euronews.

Imagen de previsualización de YouTube

El pueblo ha sido dirigido durante los últimos 32 años por el PP. El último alcalde del municipio fue Marcelo Jurado. Pero su gestión económica y financiera ha sido tan criticada que hasta su propio partido le suspendió de militancia e inició un expediente de expulsión, tachándole de “irresponsable”. Ahora el nuevo regidor municipal es Felix Roncero, del partido independiente El Pueblo para el Pueblo.

Arroyo de la Luz es en cambio la “cara de esta moneda”. Esta localidad de Cáceres de 6.500 habitantes está protagonizando la última hora porque, segun recoge este artículo de El Mundo, ha entregado al Ministerio de Hacienda un certificado negativo al no tener ninguna deuda pendiente con ningun proveedor y no necesitar acogerse al plan de pago. Es más, el balance de sus arcas públicas es positivo: tiene 182.000 euros de remanente.

Su alcalde es el socialista Santos Jorna y bajo su mandado ha seguido una norma sagrada: pagar sus facturas en un plazo máximo de 45 días. El presupuesto anual del municipio es de 6.500.000 euros. Incluye una partida de 700.000 euros para proyectos de infraestructura, pero segun su alcalde: “ya no invertimos en grandes construcciones, eso ya pasó, hemos renunciado a ello de forma voluntaria, a no contar con más infraestructuras, a tener un control exhaustivo y no invertir más allá de lo que se pueda pagar para no acumular déficit alguno”.

Santos Jorna
(Foto: Flickr/PSOE Extremadura)

Santos Jorna, que lleva tres legislatura consecutivas al frente del Ayuntamiento de Arroyo de la Luz asegura: “Había que asegurar las nóminas como principal objetivo, que nadie se quedara sin cobrar, y en segundo lugar realizar un ejercicio de recortes en luz, teléfono, festejos, etc., para centrarse sólo en pagar los servicios que creemos imprescindibles, como los sociales, culturales, educativos o deportivos, y nada más”.

Aunque no todo es positivo en esta localidad extremeña. Las cuentas municipales están saneadas y nadie puede acusar al pueblo de despilfarro, pero tienen un tasa de paro muy alta: 28%, superior incluso a la media regional de Extremadura. La mayoría de los trabajadores del pueblo se dedicaba a las labores de encofrados para la construcción y el pinchazo de la burbuja inmobiliaria ha sido especialmente notable en Arroyo de la Luz.