La Fundación Cartif, en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid y las empresas Repsol, Elsan y Servià Cantó trabajan en el desarrollo de un innovador asfalto capaz de absorber el óxido de nitrógeno de la polución.

El pavimento asfáltico “lleva dióxido de titanio (TiO2) y con la radiación solar produce una reacción química, que cataliza la luz a través de este semiconductor. El resultado es que el asfalto captura ese contaminante del aire y lo transforma en otros compuestos” -explica mosingenieros.com

Según explican los investigadores, el óxido de nitrógeno quedaría fijado en el asfalto, como una sal inocua, y sería arrastrado por la lluvia hasta el alcantarillado llegando a la depuradora, eliminándose así uno de los contaminantes más perjudiciales para la salud. El investigador José Fermoso, de la división Agroalimentación y Procesos Sostenibles de Cartif, detalló que el proceso se produce gracias a la “fotocatálisis”.

Los investigadores señalan que se trata de una forma de eliminar residuos ambientales menos costosa y que no provocaría rechazo social como sí lo hacen otras soluciones planteadas en grandes ciudades, con el cierre de calles o cortes de circulación.

La Fundación Cartif, que tiene su sede en el parque tecnológico de Boecillo (Valladolid) coordina un proyecto europeo a escala real, denominado Life, que por primera vez experimentará con la efectividad de este sistema. Con él seintantará acotar una sustancia nociva que ha alcanzado niveles altos en varias capitales europeas.

Este proyecto cuenta con un presupuesto de cerca de un millón y medio de euros durante tres años y en él colaboran el Ayuntamiento de Madrid y las empresas Repsol, Elsan y Servià Cantó.

Print Friendly, PDF & Email