Asterix llega de las Galias, de ese país del que solo vuelven ?? los resistentes?.
Y llega 48 horas antes de lo previsto (con lo cual yo he tenido que modificar todos los planes) pero Asterix es Asterix, y he vestido su habitación de blanco porque Asterix es blanco. Blanco y azul, como lo mágico.
Por otra parte en ese cambio de planes están incluidos, con anterioridad, dos de las parcelas de mi corazón que como él son pareja, y ellos también son inamovibles ¿ qué hacer…? ¡ Sálvese quien pueda!
Y aquí me encuentro yo: con su cama lista, con ese espejo que no estaba, pero que irremediablemente tiene que estar, sí o sí; la cena preparada y yo…., divina de la muerte. Porque de eso se trata, de estar ?? divina de la muerte ?? para que no se note la tremenda zozobra que algunos sentimos. Asterix ha perdido a ??su otro yo?, y de mí depende que en este retorno a días pasados la vuelta a la realidad sea, por lo menos, un poco menos dolorosa
¿ Que la homosexualidad es una enfermedad… ¿ De verdad lo creen, señores curas…?¡ No imaginan lo que me jode concederles una sola gota de mí, cuando ” junto letras” ( y cuando no las junto, también)!

Tortilla de patata; revuelto de trigueros con habitas; triángulos de queso…; una llorona fuente de chocolate, rodeada de frutas de colores: melocotones, uvas, plátanos, y las divinas frambuesas que siempre hacen sonreír al resto…Y vino y cava… ¡ mucho cava…!
No sé hacerlo mejor…., pero les quiero tanto…

Print Friendly, PDF & Email