En julio de 2012, cuando Madrid pidió ayuda a Europa, los rendimientos de los títulos públicos españoles a diez años habían llegado al 7,6%, mucho más allá del umbral de la quiebra, que ya habían sufrido Grecia, Irlanda y Portugal. Después de un año y medio, los rendimientos de los bonos han caído a los niveles pre-crisis del 4% y Madrid puede así permitirse el lujo de anunciar la salida del programa de ayuda de Bruselas”.

 


(Foto: flickr/flickrenric)

 

“El país – que de todos modos siempre ha conseguido financiarse en el mercado, asegura Luca Veronese en su texto- pretende dejar de ser tutelado por la Unión Europea. Los 41 mil millones de euros recibidos han servido para recapitalizar las devastados bancos ibéricos pero aún queda mucho por hacer. Sólo el tiempo dirá si la decisión de Madrid de caminar por sí sola sin las ayudas de Bruselas – que había puesto a su disposición hasta 100.000 millones – ha sido acertada”.

La situación global del sistema bancario español ha mejorado claramente, han escrito los ministros al término del Eurogrupo. Para Luis de Guindos, Ministro de Hacienda español, todos los indicadores sobre el sistema bancario español van en la dirección correcta“.

“La otra cara de la moneda es la tasa de desempleo, que es al 26%. En España, la crisis financiera y económica se ha convertido en un drama social. Estos niveles de paro han contribuido a bajar el coste del trabajo. Quedan por evaluar los efectos de las reformas para dar mayor flexibilidad al mercado del trabajo”.

Leer artículo completo en Il Sole