En un artículo publicado en el New York Times, el ex primer minsitro británico destaca que Zapatero nunca dejo de combatir a ETA, pero “nunca dejo de tender la mano de la paz”. Y subraya que “dejó claro que no habría negociaciones secretas, que no habría concesiones políticas a ETA y que no bastaría con otro alto el fuego”. Blair también considera que “Las conversaciones que pide ETA son necesarias para asegurar la disolución de ETA como fuerza militar.”

Tony Bliar
(Foto: Flickr/Pugwashoo)

El texto de Tony Blair se titula ??La paz vasca? y dice: “La declaración incondicional del grupo separatista vasco ETA de esta semana de que por fin está acabando con 50 años de violencia, durante los cuales mató a centenares de personas e hirió a otras miles, debe ser bienvenido por todos los gobiernos y pueblos. Es una victoria de la democracia, así como del pueblo español y de las regiones vascas de España y Francia.”

“El Gobierno español - en particular, el primer ministro José Luis Rodríguez Zapatero y su adjunto, el Ministro del Interior durante mucho tiempo, Alfredo Rubalcaba - ha tomado riesgos valientes por la paz y ha pagado un alto precio político cuando ETA respondió con la voladura de parte del aeropuerto de Madrid y volvió a matar en el 2006.  Zapatero y sus colegas nunca dejaron de combatir a ETA ni de defender sistemáticamente la democracia española y, con el respaldo y cooperación del presidente francés Nicolas Sarkozy, debilitaron con éxito al movimiento terrorista con detenciones de dirigentes y frustraciones de atentados,” sostiene el ex lider británico.

Y destaca “no obstante, Zapatero nunca de dejó de tender la mano de la paz. Dejó claro que no habría negociaciones secretas, que no habría concesiones políticas a ETA y que no bastaría con otro alto el fuego: ETA debía declarar unilateral y públicamente, así como sin ambigüedades que pondría fin a la lucha armada para siempre si quería la paz”.

“El Partido Popular en la oposición dirigido por Mariano Rajoy ha demostrado también su seriedad y responsabilidad en este asunto. Y la firmeza ha dado sus frutos. Realmente, este es el final de la que es última confrontación armada en Europa. Las conversaciones que pide ETA son necesarias para asegurar la disolución de ETA como fuerza militar. Como ocurrió en Irlanda del Norte, tenemos que recordar a las víctimas y asegurarnos que las familias que están detrás de ellas con convenientemente apoyadas y reconocidas.” recoge

“El nuevo gobierno que salga de las urnas españolas el próximo 20 de noviembre tendrá ante sí la dura tarea de resolver las consecuencias del conflicto. Ese es el punto del proceso de paz en el que frecuentemente los participantes caen exhaustos, pero es cuando se necesitan que se redoblen los esfuerzos. Tanto la UE como la comunidad internacional deberían apoyar fuertemente en este esfuerzo al nuevo gobierno español.” avisa el premier británico.

Y Blair defiende además “creo que también hay lecciones más amplias del final de este conflicto. La primera es que los gobiernos deben defender con firmeza, sus principios y a su gente contra los terroristas. Esto requiere un buen trabajo policial y de inteligencia, así como voluntad política. Pero los gobiernos también deben reconocer la necesidad de “hablar con sus enemigos.” Una firme presión de seguridad contra los terroristas debe ir acompañada de la oferta de una salida cuando se dan cuenta de que no pueden ganar por la violencia. “

Print Friendly, PDF & Email