Brasil está viviendo un gran debate periodístico. La multinacional Petrobras está siendo investigada en el Congreso por presuntas irregularidades. Por ello está también en el ojo del huracán de los medios y los periodistas. La respuesta de la empresa ha sido lanzar el blog Hechos y datos desde donde publican todas las preguntas que les formulan los reporteros y… las respuestas a las mismas antes de que hayan sido utilizadas y publicadas por los medios. De esta forma “estropean” cualquier exclusiva, dan su versión a la sociedad antes de que se publique la acusación y se saltan la labor de intermediación de la prensa.

El blog de Petrobras

La historia de la que se hace eco Netoratón, pone de manifiesto los cambios en los flujos y canales tradicionales de la información que ha traído Internet. Al publicar las prguntas que reciben, los periodistas de otros medios pueden saber las preguntas que está formulando la competencia y se da salida a noticias de las que sólo tenía constancia el periodista al formular la pregunta.

La comisión parlamentaria investiga denuncias de presuntas irregularidades en la administración de Petrobras y un presunto uso indebido de ayudas a ONG. Las investigaciones periodísticas estaban adelantando parte del contenido de las denuncias y poniendo a la compañía en aprietos.

Por ello los medios consideran que el blog es un chantaje. En cambio Petrobras lo defiende como una “innovación democrática” y un ejercicio de transparencia. La batalla está servida y cada uno defiende sus argumentos. La empresa cree que su estrategia puede “revolucionar el periodismo en Brasil” porque otras grandes empresas pueden seguir su mismo camino. En cambio los informadores hablan de atropello del proceso y ataque a la prensa.

Independientemente de cómo acabe la historia, esta estrategia deja preguntas sin responder por ambos lados. ¿Publicará Petrobras de verdad toda la información que le solicitan los reporteros, aunque le pueda perjudicar? Y desde el punto de vista de la comunicación: ¿Sabrán los medios adaptarse a este nuevo escenario en el que ya no son el intermediario y el único modo de comunicarse entre el poder y los ciudadanos?

Print Friendly, PDF & Email