Guillaume Bontoux, del diario belga Le Soir, la RTBF y la Deustche Welle explica en radiocable.com que la respuesta del gobierno y algunos medios a la nacionalización argentina de YPF ha sido “excesiva” y con un “nacionalismo que recuerda al del episodio de la Isla Perejil”. Apunta además que en Bruselas se ve también el incidente como la demostración del alejamiento y la pérdida de influencia de España en América Latina.

Guillaume Bontoux

Guillaume Bontoux explica que en Bélgica la expropiación de Repsol ha sido una noticia que ha intersado bastante, especialmente la reacción del gobierno, el pueblo y las empresas español. Y asegura que a él, le ha “sorprendido” la respuesta en nuestro país: “Llama la atención que haya habido tanto despliegue en el gobierno para defender a una petrolera privada cuyos intereses no dejan de se los de sus accionistas”.

Incluso apunta que “tanto las declaraciones de miembros del gobierno de Rajoy, como la forma en la que se trató en buena parte de la prensa española hace ver que hay una especie de nacionalismo que ha resurgido y recuerda el episodio de la Isla Perejil con Aznar”. No cree que la reacción diplomática española haya influído en la decisión argentina, pero sí que “ha tensado un poco más la cuerda entre los dos gobiernos y ha hecho que toda la expropiación se realizara con un poco de histeria colectiva”.

El corresponsal detalla también como desde fuera y sobre todo desde Bruselas, el asunto se percibe como “la demostración de que las relaciones de España con America Latina se está tensando, que la complicidad que podían tener antes está desapareciendo poco a poco y cada vez hay una distancia mayor entre España y sus antiguas colonias. El incidente se vive como una pérdida de influencia de España en Latinoamérica, que se extrapola a Europa.”

Print Friendly, PDF & Email