En Holanda ya hay un carril para bicicletas con paneles fotovoltaicos que generan energía, pero en Francia han desarrollado un revestimiento que soportaría el paso de coches y camiones. Colas, filial del grupo francés Bouygues, es la empresa responsable de este material llamado Wattway. Esto abre la puerta a tener carreteras o aparcamientos que sean a la vez centrales de energía solar, revolucionando la producción.

Tras cinco años trabajando en colaboración con el  Institut National de l´énergie solaire (Ines), Colas ha presentado este revestimiento que ya está en fase de industrialización y se venderá a partir de enero de 2016. Según explica su presidente, Hervé Le Bouc en Les Echos el producto se comercializará en forma de loseta de 15cm con células fotovoltaicas que simplemente se pega sobre el propio asfalto. No es necesario ni rehacer, ni agujerear la carretera. Y las losas están recubiertas por un sustrato de resinas que las hacen resistir el paso de vehículos pesados.

La SolaRoad ciclista de los Países Bajos está funcionando incluso mejor de lo esperado. Sus 70 metros están generando 3000 kWh, suficiente energía, según recoge Hipertextual, para alimentar una pequeña vivienda durante un año. Con 20m2 de superficie revestida con Wattway se podría generar electricidad para una casa y con un km se lograría energía para iluminar una ciudad de 5.000 habitantes. Y hasta podría servir para recargar los vehículos eléctricos por inducción.

Los franceses incluso calculan que si se revistiera con Wattway el 2,5% de toda la superficie de carreteras de su país se cubriría el 10% de su demanda energética. Y afirman que el precio sería el mismo que levantar granjas solares. De momento, está previsto empezar a equipar superficies de menor tamaño como parkings de supermercados o áreas de 100m2 en carreteras para ir probando el producto. Pero en cuatro años esperan cubrir varios kilómetros de vías solares.

Imagen de previsualización de YouTube