Una empresa fundada en Denia (Alicante) en 1968, Garmol, se ha convertido en uno de los fabricantes de carros para la compra líder en Europa. Tras el descenso de sus ventas nacionales, en 2012 empezaron con la estrategia de internacionalización y ya venden en once países del mundo. De hecho de las 150.000 unidades que produjeron el año pasado, un 68% salió al mercado exterior.

Este éxito internacional ha encontrado un apoyo fundamental en la última campaña publicitaria y viral que han elaborado. Para darse a conocer en la Feria Internacional Ambiente de Fráncfort grabaron un video mezclando su producto y la historia de los miles de españoles que han tenido que salir al extranjero a causa de la crisis económica. Lo han llamado la “colección Made in Spain”.

Crearon cuatro carritos de la compra personalizados, llenos de 30 productos y alimentos nacionales y los enviaron a españoles que se encuentran ahora en Londres, París, Berlín y Ámsterdam. Era una forma de “exportar alegría”… pero con una misión: debían invitar a cenar a gente que les ha acogido en sus nuevos hogares.

Imagen de previsualización de YouTube

El éxito de su iniciativa fue casi inmediato. Según explica Sergio García, director gerente de Garmol, a raiz de ir a la feria de Francfort y de lanzar el anuncio, comenzaron a exportar carritos de la compra a Francia y continuaron sus ventas exteriores en Italia, Rusia, Austria, Japón, Australia, Bélgica, Malta y Canadá, siendo Alemania, el último mercado que han conquistado.

La marca además reivindica la calidad del “Made in Spain”, ya que todos sus carritos están fabricados con materias primas europeas y con mano de obra española.