Alexander Chernosvitov, de la agencia rusa Itar Tass explica en radiocable.com que ve a España “bastante involucrada” en la intervención militar internacional en Libia aunque cree que se debería hablar más de la ayuda humanitaria. En cambio en su país la operación se ve con “sospechas” porque creen que una vez que “empieza la guerra luego es muy dificil pararla” y que no se ha elaborado bien la estrategia posterior. Consideran que se podía haber conseguido más de Gadafi negociando y temen que pueda haber ahora consecuencias más graves.

Gadafi
(Foto: Flickr/Crvcak1)

Para Alexander Chernosvitov tanto Rusia como España están de acuerdo en que la “tarea principal es proteger a la población civil libia”. Pero se difiere de cómo hacerlo y explica las dudas de su país hacia el mecanismo de exclusión aérea. Considera además que, aunque algo se dijo en el Congreso de los Diputados,  ahora se está “hablando y avanzando poco en el tema de la ayuda humanitaria y debería ser una de las cosas más importantes”.

Relata además como el rechazo ruso a la intervención se debe a que “cuando empieza la guerra después es muy difícil pararla. Entonces mejor meditar antes y programarla. Y se ha creado la impresión de que todavía es un tema no bien elaborado”. Por eso buena parte de la población rusa se muestra negativa con la operación en Libia y tiene sospechas. Creen que se podía haber conseguido que Gadafi renunciara o hablara con la oposición a través de negociaciones “parece que se negoció, pero se podía haber hecho un poco más”.

Print Friendly, PDF & Email