Markus Böhnisch, que ha trabajado para Deustche Welle y ZDF, asegura que le sorprendió mucho la noticia de que el gobierno español nombraba José Manuel Soria como director ejecutivo del Banco Mundial. Apunta que el caso le recordó a lo sucedido con Rato y le costó creer que el PP repitiera “el mismo error”. Asegura que a pesar de la renuncia final de Soria al cargo, cree que la propuesta de su nombramiento ha dado una imagen de España de “inmadurez” y “sangre fría de algunos políticos”. Aunque señala que en general toda la clase política española está dando imagen de “inmadurez” por la incapacidad para alcanzar un acuerdo para formar gobierno.

Markus Böhnisch asegura que tras conocer la propuesta de nombramiento de Soria, poco después de fracasar el intento de investidura de Rajoy se preguntó: “¿Está la gente que ha tomado esa decisión desconectada del mundo real y la posibles reacciones? ¿O cree que la gente sigue de vacaciones para no ver lo que significa este nombramiento?” Recuerda la polémica y los motivos por los que José Manuel Soria tuvo que renunciar y otras decisiones controvertidas de su gestión como ministro, como el “impuesto al sol” o las prospecciones petrolíferas en Canarias y añade: “por todo esto la decisión me dejó casi sin palabras”.

Con respecto al impacto internacional de la noticia, el corresponsal asegura: “En Alemania tenemos muchos temas internos y hay también asuntos internacionales que han tapado el nombramiento. La prensa alemana no ha estado muy atenta. Pero yo que he vivido y trabajado 9 años en España me acordé enseguida del caso Rato y de todo lo que surgió después. Que el PP repitiera un error después de una muy mala experiencia, me sorprendió mucho.”

Markus Böhnisch afirma que con este escándalo España ha dado una imagen de “inmadurez y casi de cierta sangre fría por parte de ciertos políticos”. Y añade: “Toda la imagen que está dando España en los últimos 8 meses es de inmadurez. El nombramiento de Soria se junta con la falta de acuerdos para lograr un gobierno. Acabo de escuchar a Carolina Bescansa de Podemos decir que es imposible una coalición con PSOE y Ciudadanos, justificándolo por un concepto de política totalmente diferente. Yo como alemán he visto a los socialdemócratas que también tenían un concepto de política diferente de la CDU de Merkel, pero igual se pusieron de acuerdo para formar un gobierno. Veo cierta inmadurez en la política española en estos meses y el nombramiento de Soria es un elemento más.”

Sobre si la renuncia de José Manuel Soria al puesto puede indicar un cambio para España apunta: “No creo. Simplemente hay que ver porqué ha renunciado. No ha sido una decisión personal, sino por la presión del PP. El partido se ha dado cuenta de que esto si puede causar cierto problema y le han convencido entre comillas para que renunciara.”

El corresponsal añade: “Pero el cambio sería que la gente reflexionara antes de dejar su voto en unas posibles terceras elecciones. Pero lo dudo. Todavía hay casos de corrupción encima de la mesa, el mismo caso Rato, y el PP dice que no teme a las elecciones porque aparentemente ya han sido digeridos por el electorado. Me gustaría que hubiera una reflexión del electorado y el pueblo español, pero la realidad es que hay un electorado tan fiel al PP, que ni Ciudadanos puede cambiar la intención de votos de ese núcleo duro, que aunque reducido, sigue haciendo que sean el partido más votado.”

Markus Böhnisch ha sido corresponsal en España para varios medios alemanes desde 2004. En concreto ha trabajado para Deustche Welle, 3SAT de la ZDF o n-TV, entre otros y además ha colaborado con la TV suiza. En la actualidad hace funciones de reportero o enviado especial desde Alemania. En junio de 2015 denunció haber sido registrado por la Guardia Civil tras grabar imágenes del Aeropuerto de Ciudad Real, justo antes de la subasta pública. Y en 2007, en el mismo aeropuerto de Ciudad Real vivió un incidente con el constructor Francisco Hernando, más conocido como “Paco el Pocero”. En el transcurso de una grabación, Hernando trató de agredir a varios periodistas, entre los que se encontraba el propio Bönisch.

Print Friendly, PDF & Email