Cécile Thibaud asegura en radiocable.com que ha sido “desproporcionado” y un “error de juicio” el encarcelamiento de los titiriteros por su obra de carnaval en Madrid. La periodista que escribe para L´Express y La Tribune Geneve y es además vicepresidenta de Círculo de Corresponsales Extranjeros en España señala que la pancarta “Gora Alka-ETA” en el contexto general de la representación no puede considerarse apología del terrorismo y cree que es “preocupante” que se haya metido cinco días en la cárcel a los artistas. Explica que en Francia también hay debate sobre los límites del humor y habido reacción contra algún humorista, pero “no es comparable”. Y sostiene que el caso ha ha evidenciado la gran sensibilidad de España con el terrorismo y el “tabú de ETA”.

Cécile Thibaud califica de “raro y curioso” que se censure un guiñol, por definición un espectáculo lleno de gritos, insultos y golpes y cuya base argumental suele ser un pobre chico machacado por la policía o alguna autoridad que utiliza toda clase de medios para encarcelarlo: “El espectáculo de los titiriteros no era más que una modernización, quizá de mal gusto, pero de un espectáculo que ven los niños cada semana en el Retiro o en cualquier lado.” Y señala que quizá la pancarta “Gora Alka-ETA” no era necesaria para la obra, “pero tampoco era como para meter a estas personas cinco días en la cárcel”.

La periodista cree que la acusación de apología del terrorismo es “desmesurada y absurda. Puede haber un error de programación del Ayuntamiento y quizá algo de mal gusto, pero hacer apología del terrorismo no es eso. Me parece que es un error de visión y es preocupantes que se haya metido a alguien cinco días en la cárcel.” Cree que en este caso han coincidido la voluntad “a veces demasiado obvia” del Ayuntamiento de Madrid de desmarcarse de la cultura tradicional con la reacción agresiva de la gente: “ambas posturas son absurdas. pero la cárcel, no puede ser.”

Cécile Thibaud señala que en Francia también hay un debate sobre los límites del humor, pero ante la pregunta de si se hubiera encarcelado a titiriteros asegura: “Yo creo que no. pero tampoco hubiese imaginado que pudiera pasar en España. Asi que no pondría la mano en el fuego.” Recuerda que en Francia hubo una reacción muy fuerte contra el humorista Dieudonné marcadamente antisemita y que ha visto sus giras cortadas o anuladas en el último momento.

Pero sostiene que ambos casos no son comparables: “una cosa es que alguien haga un espectáculo de hora y media muy desagradable y muy antisemita y otra lo de los titiriteros que no estaban pasando ese mensaje. La pancarte de ETA no tenía nada que ver con el discurso de su obra en general”. Y advierte que en este caso se ha visto que el “tabú de ETA es un asunto que moviliza siempre en España. Ha sido muy fácil tener a una parte de la derecha mediática apoyando la cárcel para los titiriteros y la movilización de las asociaciones de víctimas es un tema clásico.”

El caso ha tenido gran repercusión internacional y la corresponsal valora la imagen que ha transmitido de España: “Creo que el asunto enseña que España es muy sensible con el terrorismo. Es evidente, es comprensible por razones históricas y es sabido en Europa. Lo que se ve es que ha sido un error de jucio y una desproporción mandar a titiriteros a la cárcel. pero cada país tiene sus neuras personales.”

Cécile Thibaud es corresponsal de L´Express y La Tribune de Geneve y escribe asimismo para Sud-Ouest y Challenges. Lleva en España desde el año 2001. Anteriormente trabajó para Le Nouvel Economiste y Telerama. Es vicepresidenta del Círculo de Corresponsales Extranjeros en España. Algunos de sus artículos han analizado la Justicia española, desde la “deriva” de tras el caso Garzón como de los “pequeños jueces” que han hecho temblar a los poderosos, la crisis del periodismo en España o las iniciativas “ingeniosas” de los españoles contra la crisis económica.

Print Friendly, PDF & Email