Henry de Laguerie apunta en radiocable.com que le “sorprende” y “desconcierta” que Venezuela se haya convertido en el tema principal de la campaña en España. Incluso señala que eso está haciendo que los medios internacionales presten menos atención a la actualidad nacional. El corresponsal de Europe 1 que también colabora con La Depêche du Midi o RTBF señala que en esta situación se ve un “evidente interés en dañar a Podemos”, aunque duda que sea una estrategia de éxito.

En este sentido apunta que le parecería mucho más interesante que en España se hablara más de Grecia y menos de Venezuela: “Tsipras ha perdido la batalla con la UE que Podemos cree que puede ganar. Aportaría más al debate que se posicionaran todos sobre la reducción de déficit que pide Bruselas, si la van a acatar o no y cómo lo harán.”

Henry de Laguerie afirma que el protagonismo de Venezuela en la política española: “llama la atención. Incluso me produce cierto desconcierto. Es evidente que hay vículos históricos entre Venezuela y España y es normal que si está de actualidad se hable de ello. Pero que se convierta durante unos días en el tema principal de la campaña es bastante curioso. Sobre todo con la cantidad de problemas que tienen los españoles. Y todo el tiempo dedicado a hablar de Venezuela, no se presta atención a otras cosas.” Y añade que este foco en Venezuela también está haciendo que los medios internacionales no mencionen la campaña española: “Lo que pasa allí ya lo cuentan otros periodistas de nuestras redacciones. Los corresponsales en España no vamos a hablar de la campaña en España para decir que se habla de Venezuela.”

El periodista galo achaca esta situación a un “evidente interés en dañar a Podemos”. Pero añade: “Entiendo la estrategia política, pero no creo que tenga mucho éxito, a nivel electoral. La gente ya está muy convencida. Los que votan a Podemos no van a dejar de votarle por lo que pasa en Venezuela y los que están en contra de Podemos, lo están desde hace tiempo y tampoco les va a afectar. Lo que está pasando en Venezuela es muy grave y está bien que todo el mundo lo diga. Pero lo que yo veo es que no parece que los políticos españoles se interesen por lo que pasa realmente en Venezuela, sino para lograr éxitos políticos en España. Y eso no es muy digno.”

Henry de Laguerie se muestra convencido que esta situación no va a tener impacto en la campaña y en las elecciones: “Los sondeos demuestran que Podemos sigue bastante alto y que los resultados son más o menos los mismos que el 20D. Creo que el electorado conservador está en contra de Podemos desde hace tiempo y no va a estarlo más por lo que pasa ahora en Venezuela. Y los que están a favor, lo mismo. Hay mucho postureo por parte de todos y se habla de Venezuela para atacar a Podemos. No quiero que parezca que defiendo a Podemos. Creo que deben rendir cuentas de si les ha financiado Venezuela e igual que es aceptable que en un momento pensaran que el régimen de Chavez era una buena opción, echo a faltar que ahora digan si lo siguen pensando. Pero veo exagerado lo de ahora.”

El corresponsal apunta además que: “hay países de los que se podría hablar más, porque son más comparables y cercanos. Como Grecia. Siempre he oído que Podemos se reivindicaba más de Tsipras que de Chavez como modelo a seguir. Estos últimos meses ya no se habla de esto. Y sería interesante, porque Grecia es un país de la UE que ha perdido la batalla con Bruselas que Podemos cree que puede ganar. Añadiría más al debate que los partidos se posicionaran sobre Tsipras, que dijeran si van a acatar la reducción de 8.000 millones de déficit que pide Bruselas o cómo lo van a hacer. Pero hablar de Venezuela, a mi me aburre.”

Henry de Laguerie es corresponsal en España de la radio francesa Europe 1 desde 2009. También es colaborador de la RTBF o Radio Canadá y escribe para La Depêche du Midi y ocasionalmente para Le Parisien. En diciembre de 2014 recibió el premio internacional Omnium Cultural. En su trabajao como corresponsal ha cubierto la actualidad política en España y especialmente en Cataluña -donde ha denunciado haber sido presionado por la Generalitat-, asi como la economía española y asuntos empresariales como el “redespegue de Iberia” o la inauguración de la interconexión eléctrica entre España y Francia.