Martin Dahms considera “fuera de lugar” la imputación judicial de Guillermo Zapata por sus tuits de 2011. En radiocable.com afirma que se trata de un asunto político o incluso filosófico sobre los límites de la comunicación, pero “nunca puede ser motivo de persecución judicial y sería escandaloso que lo condenaran”. El corresponsal del Frankfurter Rundschau y el Berliner Zeitung  también comenta que es difícil hacer comparaciones con lo que hubiera sucedido en Alemania en un caso similar: “No creo que hubier existido el escándalo. A nadie con las ideas de Zapata se le hubiera ocurrido citar, ni como ejemplo, el chiste sobre los judíos”.

Martin Dahms afirma: “Me parece que se ha sacado todo de quicio. En el primer momento cuando leí los chistes que había hecho Zapata, me chocó muchísimo. Pero claro, ahora que se ha puesto de moda la palabra contextualización, hay que decir que twitter es el peor medio para ello y hace falta un esfuerzo para poner el contexto que mucha gente no hace. Pero contextualizando los tuits, salvo que tengas muy mala fe, se entiende que él puso los chistes como ejemplos, como malos ejemplos del tipo de humor del que se estaba debatiendo. No lo hizo, al menos yo lo entiendo así, para hacer reír, sino todo lo contrario.”

Y añade: “En este sentido me parece totalmente fuera de lugar imputarlo ahora, por esos tuits de hace 4 años. Es ridículo. Aunque por otra parte, si alguien quiere ser concejal de cultura, debería tener la habilidad de saber usar bien twitter. Y Zapata ha demostrado no saber hacerlo, así que por eso me parece bien que haya dimitido.”

En cuanto a si en Alemania unos comentarios así hubieran generado una polémica similar, el corresponsal sostiene: “Creo que en Alemania nadie hubiera puesto el de los judíos como ejemplo de mal chiste, porque realmente es tan malo. Yo voy a escribir sobre ello y creo que no voy ni a citarlo porque me parece tan malo. En Alemania el escándalo hubiera sido mayor, pero creo que nunca hubiera existido, porque a alguien con las ideas de Zapata allí, ni se le habría venido a la mente hacer ese tipo de chiste, ni como ejemplo. Obviamente hay una mayor sensibilidad y allí, tu no puedes hacer un chiste sobre judíos como ese.”

Aunque Martin Dahms matiza: “Yo entiendo que en España puedes coger esos chistes y ponerlos como malos ejemplos para hablar del tema. Y en ese sentido, creo que Zapata lo ha explicado bastante bien en las entrevistas que ha dado, aunque él mismo se ha dado cuenta de que es un error. Pero en Alemania, la cultura sobre el holocausto es distinta, está en nuestra piel. Y ni en un debate sobre los límites del humor te viene a la mente ese tipo de chistes. Me cuesta imaginar un caso asi en Alemania. Aunque si alguien lo hiciera, su carrera política también habría terminado.”

En cuanto a la citación de la fiscalía y del juez Pedraz a Guillermo Zapata para que declare como imputado, el corresponsal señala: “Creo que esto realmente no es un tema judicial. La propia Irene Villa ha entendido las intenciones de Zapata y ha sido más generosa que con él que él mismo. Porque no es un tema judicial. Es un tema político y casi filosófico sobre cómo debe ser nuestra comunicación, qué se puede hacer y qué no se puede. Pero me parece obvio que las citas de Zapata, -porque fueron citas, no chistes que él contó para hacer reir-, nunca pueden ser motivo para una persecución judicial. Me parece sacado de quicio y sería escandaloso que le condenaran.”