Henry de Laguerie ve la decisión de Ada Colau de suspender un año las licencias de alojamientos turísticos en Barcelona como una primera medida para mostrar su determinación con el problema, aunque no cree que sea “eficaz”. El corresponsal de Europe 1 que también escribe para diarios como Le Parisien o La Depêche du Midi resalta en radiocable.com que el mensaje en el exterior de la medida es negativo para los inversores, pero también genera comprensión, ya que fuera se conoce la masificación y los problemas por el turismo en la ciudad. Y añade que Barcelona necesita en cualquier caso la reflexión sobre su modelo turístico.

Henry de Laguerie señala sobre la moratoria de licencias de alojamientos turísticas de Ada Colau: “Tal vez es un poco precipitada. Reflexionar sobre el modelo de turismo y los desafíos y problemas que genera en Barcelona es muy importante, porque es verdad que existen los problemas sobre todo por el crecimiento tan rápido que ha habido. Pero no sé si esta medida es la más adecuada, porque se habla de unos 30 proyectos de hoteles que no estaban ni en el centro de la ciudad, ni la zona más conflictiva, asi que no sé si va a resolver nada, ni sea una medida muy eficaz.”

En cuanto al mensaje que la moratoria envía al exterior apunta: “Puede ser distinto según como se explique. Si es `Barcelona pone freno al turismo´, será negativo para los inversores, pero si lo que cala es `Barcelona reflexiona sobre su modelo de turismo´ puede ser positivo. Porque otras grandes ciudades de Europa también tienen un problema similar, el turismo ha evolucionado mucho y hay que pensar el modelo para los habitantes, no solo para el turista.”

El corresponsal añade: “No me atrevo a decir cual de los dos mensajes está llegando, aunque si diría que desde hace un año, en el exterior se sabe que Barcelona se ha masificado muchísimo en cuanto a turismo y las manifestaciones de vecinos del año pasado tuvieron una repercusión importante. Yo he visto reacciones positivas de gente en el extranjero que sufre problemas similares. Aunque para los inversores, el mensaje no es positivo y pueden llevarse su dinero a otro sitio si ven que es complicado invertir en Barcelona.”

Henry de Laguerie también valora la reacción de los vecinos a la moratoria decretada por Ada Colau: “Me ha sorprendido porque esta semana hemos hecho un reportaje para la TV francesa en barrios como La Barceloneta donde había todos los problemas. Y la gente no le ve como la mejor solución, les daba bastante igual. Quienes sufren por los problemas de los turistas, no sufren por la presencia de hoteles, sino por los pisos turísticos ilegales, donde en vez de cuatro personas, entran ocho, y por el ruido, las fiestas a cualquier hora y luego por la especulación inmobiliaria que hace subir los alquileres. Y sobre esto, la moratoria no va a tener mucho efecto”.

Aunque señala: “Tal vez es sólo una primera medida, como de efecto anuncio para mostrar la determinación del Ayuntamiento y luego vengan medidas más adecuadas. Pero aunque quizá el mensaje a los inversores no es bueno, creo que sí que hace falta una reflexión, porque el centro de Barcelona
es cada vez menos barcelonés. Que se convierta en un parque de atracciones será un problema y algo contraproducente para los turistas también, que dejarán de venir. Hay que buscar el punto de equilibrio para que Barcelona no pierda su identidad, pero siga siendo `tourist- fiendly´. Y creo que la solución pasa por desconcentrar los barrios turísticos y que los visitantes vayan a otros barrios y estén más repartidos por la ciudad.”