Gaelle Lucas explica en radiocable.com que desde Francia se contempla la mejoría española con alegría, pero también con algo de recelo. La corresponsal de Les Echos recuerda que España es un importante socio comercial de Francia, pero también un competidor y en este sentido la nueva competitividad española, inquieta, como señaló en una crónica. Pero matiza que la recuperación española tiene una faceta positiva y otra negativa: la solución de bajar costes ha funcionado a corto plazo, pero a largo plazo se debería hacer más para mejorar la innovación y la productividad y “de momento no veo una estrategia de futuro”.

Gaelle Lucas explica que en el exterior la percepción sobre la recuperación española es diferente: “es normal porque los españoles viven la economía día a día, mientras que fuera interesan sobre todo los datos macroeconómicos. Pero luego es verdad que en Francia se ve con un sentimiento un poco contradictorio esta recuperación española. Por un lado con alegría porque España es un socio comercial muy importante y a Francia le conviene que vaya bien. Pero hay algo de recelo, porque a la vez que España es un socio, también es un competidor.”

En concreto, la corresponsal señala: “Si se mira la industria francesa y la española, no tienen exactamente el mismo perfil, pero se parece y hay productos de nivel tecnológico medio en los que compiten claramente. Y que España se haya vuelto más competitiva, para Francia puede ser problemático.”

En tierras galas, algunos economistas han advertido de que España podía “comerse a Francia”, pero Gaelle Lucas asegura: “Creo que es bastante exagerado, porque hay dos facetas, la positiva y la negativa, en la recuperación española y en sus efectos sobre Francia. La solución que se ha encontrado y explotado en España ha sido bajar costes: de trabajo, administrativos, etc. Eso está bien a corto plazo, pero luego a más largo plazo no debería ser lo único que se haga. Y en España, de momento, yo, personalmente, no veo que se esté haciendo más, ni invirtiendo para el futuro, no vislumbro una estrategia a largo plazo.”

Y subraya: “Además a nivel económico, España sigue apostando por sectores de bajo valor añadido, como el turismo. Está bien que se haga, porque es importante y aporta mucho a la economía española, pero no es suficiente. Para que España siga siendo competitiva en el largo plazo tiene que mejorar la innovación y la productividad no solo bajando costes. Tiene mucho trabajo por delante.”

Print Friendly, PDF & Email