Sandrine Morel asegura en radiocable.com que cuando en España se ha hablado tanto de regeneración, “sorprende y desilusiona” que en el acuerdo logrado para la presidencia del Congreso se haya utilizado el voto secreto con contrapartidas que no se han detallado y sin que se asuma la autoría. Añade que no cree tampoco que este pacto pueda extrapolarse a una eventual investidura porque en ésta el voto no será secreto y los partidos tendrían que rendir cuentas y justificar sus apoyos.

La corresponsal de Le Monde ve, además, complicado que los nacionalistas respalden una coalición en la que Ciudadanos, un “partido anti-nacionalista”, tenga peso. En cambio ve “factible” una abstención del PSOE que permita un gobierno del PP. Aunque advierte de que ésta no se produciría ahora, sino en el último minuto, para evitar unas terceras elecciones y después de hacer que PP y Rajoy pasen su propio via crucis. Incluso cree que esto no “dañaría sustancialmente” a los socialistas.

Sandrine Morel apunta: “Es muy difícil entender el pacto que ha habido en el Congreso y no se puede extrapolar. Porque una cosa es una votación en secreto, en la que unos diputados que no se quieren manifestar públicamente votan al candidato del PP y Ciudadanos, a cambio de algo que tampoco se quiere decir qué es y otra cosa es la investidura. En ésta, el voto no será secreto y será mucho más difícil justificarlo o explicarlo a los electores si realmente viene de partidos separatistas. Estos además tendrían que rendir cuentas en sus propios parlamentos, como en el catalán donde la CUP está bastante enfadada.”

Añade en cualquier caso que ve complicado que los nacionalistas repitan el apoyo para la investidura de Rajoy: “Sobre todo porque me sorprenden los cálculos que asocian a Ciudadanos y a PNV o Convergencia. A mi me parece imposible, porque Cs es el único partido que conozco que ha hablado de volver sobre el cupo vasco. Veo complicado que el PNV apoye una coalición donde ellos tengan algún peso. Ciudadanos es un partido anti-nacionalistas, que ha nacido en contra del nacionalismo catalán. No tiene sentido que Rajoy se apoye en una fuerza y en la otra.”

Pero la corresponsal señala que hay un aspecto del pacto por la presidencia del Congreso que le ha sorprendido y “desilusionado”: “Se ha hablado tanto de regeneración en estos últimos años, pero lo que estamos viendo ahora en el Parlamento español es bastante patético. No sólo porque se utiliza el voto secreto con contrapartidas que no sabemos y sin que se asuma la autoría, sino porque la presidenta del Parlamento dice que es parte del juego. Realmente yo creo que son fallos democráticos. Y cuando se ha hablado tanto de regeneración por parte de todos los políticos, incluso el PP, creo que los ciudadanos no esperaban algo así. No son cosas de nueva política, sino que retrotraen a tiempos pasados, donde se usaban las instituciones sin rendir cuentas, ni transparencia, que se pensaba que habían acabado.”

Sandrine Morel también explica que está resultando complicado para los periodistas extranjeros contar lo que está pasando ahora en España: “Parece que las instituciones permiten que no haya soluciones a la vista. Hay mucha incertidumbre sobre cuando puede haber gobierno, que pactos puede haber y hay que hacer muchos futuribles. Yo estoy escribiendo muy poco sobre el tema esperando a que haya cosas más concretas.”

La corresponsal también valora la posibilidad de una abstención del PSOE y las consecuencias que podría tener: “Yo si veo una posibilidad de abstención socialista en el último minuto. No lo veo factible ahora mismo, porque creo que el PSOE, antes de llegar a este extremo, va a intentar que el PP y Rajoy tengan su propio `via crucis” . Después de lo que sufrieron con la investidura de Sánchez, donde Rajoy hizo además un discurso en el que se mofó bastante de ellos, no se lo pueden dar facilmente. Pero señala que “si fracasan las primeras votaciones de investidura y el PP logra un pacto más amplio con Ciudadanos y se presenta con algo más que solo sus popios diputados, el PSOE podría como ultimo recurso y para evitar unas terceras elecciones que nadie quiere y que sólo reforzarían al PP, abstenerse. Sería lógico y no creo que dañase sustancialmente a los socialistas.”

Sandrine Morel es corresponsal de Le Monde en España desde 2010. Anteriormente escribía para Le Nouvel Observateur y otros medios francófonos y fue redactora jefe de Le Courrier D´Espagne de 2007 a 2010.  Es la autora de algunos artículos que han dado mucho que hablar como un perfil sobre Belén Esteban o la advertencia de la “engañosa” eficacia en la frontera de Melilla junto con textos que resaltan la ausencia de un partido xenófobo en España, el papel de la economía sumergida para evitar una revolución, las acusaciones de manipulación en TVE o la denuncia de que no se afronta el dopaje.