Sandrine Morel de Le Monde destaca que el hecho de que 1.500 trabajadores hayan firmado para quejarse de la falta de imparcialidad en un medio público como RTVE “merece atención”. Por eso ha escrito un artículo en el diario galo en el que recoge las acusaciones de manipulación y censura en la TV pública española. En radiocable.com explica que resaltó las denuncias del tema catalán, pero hay otras muchas y menciona por ejemplo que “no es normal que TVE no haya entrevistado todavía a Pablo Iglesias”.  Considera que ha habido un retroceso en TVE con respecto al intento de despolitizarla y que ahora proyecta una imagen en la que su calidad se ha degradado y ya no es un medio de referencia.

Sandrine Morel resalta: “1.500 firmas de trabajadores para quejarse de algo tan importante como la libertad de prensa en un medio público me parece un tema que merece atención por la amplitud de las denuncias y el número de firmas y por algo que tenía que haber puesto en el artículo: el año que viene hay elecciones y estas denuncias surgen en un momento en el que hay temores de que cuando es muy necesaria una democracia consolidada, y aquí está muy puesta en cuestión, no respondan los medios de comunicación.”

La corresponsal explica que en su artículo se centra especialmente en las denuncias de manipulación sobre Cataluña porque es uno de los “más flagrantes” y está muy presente en la prensa francesa. Pero añade que podía haber elegido otro, porque hay muchos más casos: “No es normal por ejemplo que un medio como TVE no haya entrevistado todavía a Pablo Iglesias, pese a su éxito en las europeas, o que la Asamblea de este fin de semana con miles de personas debatiendo sobre la creación de Podemos y de la que no se hizo ningún seguimiento en un canal como el 24H dedicado a detallar todo lo que sucede en España.

Sandrine Morel también habla de “retroceso” por el cambio de ley sobre RTVE que hizo Rajoy, tras la etapa de Zapatero: “Puedes pensar que RTVE era un medio público con reglas determinadas que existen desde hace mucho tiempo y que está politizada. Pero es un retroceso, porque hubo un momento en el que se denunció muchísimo la politización de la TV pública y hubo un intento de mejorar esta situación. Y ese intento quedó frustrado.”

Y asegura que echa en falta que no se hayan desarrollado medidas para mejorar la TV pública como un órgano independiente que vigile el trabajo de los periodistas: “En Francia, existe el CSA, Consejo Superior de Audiovisual, que revisa las informaciones para vigilar simplemente que no sea publicidad encubierta o algo pagado. Se hace para que la gente sepa que lo que ve es información y no publicidad. En España falta un órgano así que daría confianza a los ciudadanos de que la información que ven es neutra y pura, entre comillas. Y eso es importante porque ahora hay mucha gente que desconfía de la democracia en general en España. Y en este contexto si no hay confianza en los medios es muy complicado que la gente confíe en las instituciones.”

En cuanto a cual es la imagen exterior actual de TVE, Sandrine Morel señala: “Como espectadora he visto que se ha degradado bastante la calidad de la televisión española. Algunos programas como “Entre todos” han generado mucha polémica, los informativos están continuamente denunciados por los propios trabajadores por su falta de imparcialidad. Y creo que ahora TVE no es un medio de referencia.”

Print Friendly, PDF & Email