Raphael Minder, del New York Times, analiza en radiocable.com las implicaciones para Podemos de la dimisión de su nº3.
Considera que es reflejo tanto de los problemas de construir desde cero un partido  con un crecimiento tan “descomunal” como el de Podemos como del debate interno que hay en la formación. Pero el corresponsal cree que el asunto tendrá un impacto “pequeño” en las urnas, porque Monedero ya arrastraba el peso de sus problemas con Hacienda y no era la “estrella electoral” de Podemos. Y añade que si hay tensiones internas en un partido, es mejor que “quitárselas” cuanto antes.

Raphael Minder apunta: “Con la salida de Monedero se ha visto algo que ya se sabía: es muy difícil empezar un partido de cero y llegar a unas elecciones con una estructura y candidatos en muy poco tiempo. Y en estos procesos siempre hay problemas que yo llamaría de crecimiento, que en el caso de Podemos ha sido un crecimiento descomunal. Nadie imaginaba que en un año iban a estar peleando en las encuestas con los grandes partidos.”

Pero añade que también prueba que en Podemos: “hay un debate interno. y es lógico porque ganar unas elecciones generales va a suponer hacer más que solo promesas ideológicamente interesantes pero que a nivel práctico a veces son poco realistas. Creo que eso es algo que ha entendido mucha gente en Podemos, empezando por el propio Pablo Iglesias, pero que a lo mejor otras partes del partido ven como una traición a sus raíces y sus bases”.

En cuanto al impacto electoral de la salida de Monedero para Podemos, el corresponsal asegura: “Puede tener impacto, pero bastante ligero. Creo que Juan Carlos Monedero, como ha dicho Pablo Iglesias, no era un hombre de partido y tampoco estaba tan claro que fuera a seguir siendo tan prominente en Podemos como hasta ahora. Y además Monedero ya llevaba un peso encima, el del arreglo que tuvo que hacer con Hacienda. Así que no creo que el partido haya perdido con Monedero su estrella electoral.”

También señala: “Seguramente haya tensiones internas en Podemos sobre a donde va el partido, pero eso ocurre en todos los partidos que van a ir a las generales. Y si habia tensiones, que parece que sí, siempre es mejor quitárselas lo antes posible. Y todavía, Podemos puede estar a tiempo de borrar de la memoria colectiva el tema de la salida de Juan Carlos Monedero:”

Sobre el impacto de la noticia en el exterior, Raphael Minder apunta: “Es un tema interno, en un partido que empieza o como se dice en inglés `upstart´. No estamos hablando de la salida de un ministro o un vicepresidente, ni mucho menos. Así que no creo que tenga un impacto prolongado en los medios extranjeros. Se mencionará que Podemos ha enseñado su cara débil, pero es una debilidad que tienen todos los partidos. Cuando hay que convertirse en máquina electoral, en todas partes hay siempre gente más ideológica y gente más práctica. Es lo normal en política.”