Ha calado el discurso de la recuperación, nadie ve ya a España como un riesgo económico, ni siquiera con la irrupción de Podemos, y tampoco se tiene la sensación de que sea un país tan corrupto. Esta es la imagen que pintan los corresponsales de Wall Street Journal, Die Welt, The Times, La Nación, Berliner Zeitung o El Universal en un reportaje de Vanity Fair. Resaltan que salvo en México y Argentina, donde siempre interesa España, en el resto, la atención ha bajado con respecto a 2012 porque ya “nadie cree que el país esté a punto de quebrar”.  Otro punto en el que coinciden los periodistas extranjeros es en que no se ve ni a Podemos, ni a Pablo Iglesias como “demonios” o una amenaza para la economía y que los españoles tienen peor imagen de sí mismos que la que se tiene en el exterior.

diarios-extranjeros-varios

Richard Boudreaux del Wall Street Journal da la visión desde EEUU resaltando que ha calado el mensaje de la recuperación: “Nadie cree ya que España vaya a quebrar o esté a punto”. Señala que tampoco se ve que Podemos sea un partido que plantee un gran peligro para la economía. Pero deja caer que España ha mejorado su marca, pero aun tiene trabajo por hacer: “Aqui hay muy buenos productos pero las marcas de Francia o Italia siguen teniendo mayor prestigio.”

Ute Müller, de Die Welt y Martin Dahms, de Berliner Zeitung dan algunas claves de cómo se ve a España desde Alemania. Recuerdan que hubo mucha preocupación en su país en 2012 y 2013 por el rescate bancario y su posible impacto en la economía alemana. Pero ahora la situación ha mejorado y como señala Müller, “el Gobierno ha repetido tantas veces que hay recuperación, que ese mensaje ha calado”. Añade que poca gente en su país piensa que España es una nueva Grecia entre otras cosas porque “los corresponsales nos hemos encargado de que no se transmita esa idea, que es falsa”. Dahms insiste en que España no se percibe como una nueva Grecia. Añade que “Pablo Iglesias es más famoso que Rajoy” y que se considera que el único partido que ha hecho una reflexión sobre el déficit es Podemos. Y  apunta que tampoco se tiene la sensación de que sea tan corrupta como lo perciben los propios españoles que “se ven más desastre desde dentro que desde fuera”.

Graham Keeley de The Times, señala que en Reino Unido hay un gran interés por España por ser un importante mercado para empresas británicas, por el turismo y por los expatriados. Y señala que allí, incluso en su periódico que es conservador, Pablo Iglesias no es visto “como un demonio” y nadie espera una suspensión de pagos dramática, ni la fuga de capitales o inversiones si hay coalición de izquierdas.

Martin Rodríguez Yebra de La Nación y Ana Anabitarte de El Universal ofrecen la perspeciva latinoamericana. Resaltan que en Argentina y México, todo lo que tiene que ver con España se sigue detenidamente, incluso con “cariño y admiración por los logros”, apunta Anabitarte. Ambos añaden que la imagen del país no es tan negativa como a veces se tiene desde dentro. “Me da la impresión de que los españoles son demasiado duros consigo mismos, mientras que en los buenos tiempos  se exageraba el papel que España ocupa en el mundo” sostiene Rodríguez Yebra.

Print Friendly, PDF & Email