Una cámara de seguridad en el buque The Pacific Sun muestra como pasajeros, mobiliario y carga son sacudios de un lado a otro del barco como si fueran juguetes de trapo a causa del violentísimo oleaje. El video fue subido al portal Liveleak el pasado 6 de septiembre y ha corrido como la pólvora por Internet. Las imágenes son especialmente impactantes porque al ser grabadas por una camara fija de circuito cerrado, el punto de vista siempre permanece inalterable, mientras el vaiven de objetos y personas tiene lugar justo delante. Y revela el “otro lado” de los cruceros.

Al parecer los sucesos tuvieron lugar cuando el crucero se encontró con una gran tormenta cerca de Nueva Zelanda el pasado 30 de julio. Las olas alcanzaron los siete metros y los vientos los 50 nudos. 42 pasajeros resultaron heridos aunque las lesiones más graves fueron una fractura de pelvis y otra de muñeca. La empresa del Pacific Sun ofreció como “compensación” a los viajeros un descuento del 25% en futuros viajes.

Un abogado especializado en derecho marítimo segura que este tipo de grabaciones no son tan “raras”, pero las empresas de cruceros se esfuerzan en que nunca vean la luz. En este caso sin embargo, alguien ha filtrado el video. Un portavoz de la empresa ha asegurado que fue “una situación excepcional que es altamente improbables que vuelva a repetirse”. Y que han adoptado nuevas medidas de seguridad tras investigar el incidentes.

En la red se pueden ver otros videos del efecto que provocan a bordo de un barco el oleaje de un temportal. En este por ejemplo se puede ver como la piscina en la cubierta “sufre” las embestidas del mar y genera sus propias olas.

Otra grabación muestra como se vivió el impacto contra una ola enorme desde la cabina de control de un barco.

Y estas imágenes tomadas desde un helicóptero revelan hasta que punto está a merced del mar incluso un transtlánticocon capacidad para miles de personas.

Imagen de previsualización de YouTube
Print Friendly, PDF & Email