El 2 de agosto de 2007 quebraron Blacksotne y American Home Mortage. En el más o menos oficial quinto cumpleaños de la crisis, empezamos a vislumbrar una perspectiva histórica.

Una de las discusiones básicas ha sido responsabilizar de los excesos a los consumidores (no sé muy bien cómo llamarnos, ¿es el término “ciudadanos” más adecuado?). Es bastante obvio que el consumidor medio prefiere cuanto más mejor, y de lo mejor lo superior. Esto ha debido ser siempre así. Quiero decir, desde el principio de los tiempos humanos. Lo que no creo que pasase es que hubiese alguien ahí para financiárselo.

Desde esa perspectiva histórica, mi apuesta es que la crísis cambiará de rostro solamente cuando el consumidor, ahora mejor dicho “ciudadano”, se dé cuenta de que nunca volverá a pasar que nadie le financie sus pérdidas, y entonces caigamos de manera natural en el hecho de que ese que nos financia lo hace por un lucro muy diferencial, tanto que siempre gana.

El cambio de rol, de consumidor a cidadano es peligroso -sin duda, sobre todo desde la perspectiva de consumidor, pero es una oportunidad para mejorar. El consumidor es incapaz de satisfacer su ansia de consumo, al ciudadano le pasa lo mismo con su ansia de vivir su propio futuro.

Print Friendly, PDF & Email