La colaboradora de L´Unitá y La Reppublica comenta en radiocable.com que la visita de Benedicto XVI a España es observada desde Italia como una lucha entre un país que va hacia el laicismo y un Papa que intenta poner “un parche en esta situación”. Claudia Cucchiarato considera que España ha conseguido que se asuma que el papel de la religión está en el ámbito privado y no haya injerencias en la política.

Claudia Cucchiarato

Claudia Cucchiarato considera que en Italia ven a España como la “oveja negra” y la visita del Papa como un intento de “salvar al país que se está yendo”. Pero asegura que desde su país no se tiene en cuenta que la Iglesia Española ha tenido desde la transición  un “papel clave en la formación de un Estado democrático y laico. No es solamente porque Zapatero en los ultimos años ha impulsado políticas hacia el laicismo sino que es una cosa compartida con la Iglesia Española”.

La corresponsal explica que considera que en España la religión se ha “interiorizado como algo personal, de cada uno y no hay injerencias en la política”, algo que sí sucede en Italia. Pero comenta que el descenso de gente que se declara católica practicante ha sido “brutal”, pasando de un 80% a un 50% en dos o tres décadas. Y eso es una señal de alarma para el Vaticano. Por eso cree que la visita de Benedicto XVI es un intento de “impulsar una religiosidad que se está perdiendo”.