Ha sido la fotografía más comentada de la jornada. El dueño de un establecimiento hotelero en Torrelavega la emprendió a cuchilladas contra un piquete. Maria Luisa se llevó la peor parte, cortes en la mano y en la cara : “Primero amenazó con un extintor, luego con el cuchillo. Ha sido como la escena de la ducha de Psicosis” -explica en radiocable.com

  “Al pasar por el hotel nos esperaba el dueño ya con el cuchillo en mano.  (…) Hubo una enzarzada, me metí a parar la pelea. Cuando el hombre se liberó me miró de frente(..) me dió con el mango del cuchillo en la cabeza, con el filo me ha rebanado la nariz, tengo una sutura en la nariz, una herida en la frente, y el dedo se me quedó el hueso al descubierto, donde me han dado 2 puntos en el tendón y 10 en el exterior…”