El corresponsal del Frankfurter Rundschau y el Berliner Zeitung asegura que en España, la aceptación y la tolerancia con el movimiento gay está “realmente arraigada” y por ello considera que es un país “modelo” en contraposición al suyo, Alemania, que apenas acaba de aprobar el matrimonio homosexual.  Resalta también que el cambio dado por la España del franquismo a la actual fue muy rápido y pasó casi sin que los propios españoles se dieran cuenta “porque el propio país no sabía que era mucho más abierto y tolerante de lo que se pensaba”. En este sentido rechaza como “totalmente equivocada” la etiqueta de “país católico” que sigue teniendo España en algunas partes del mundo. Destaca que en materia de tolerancia con los gays, de hecho, la ley del matrimonio gay convenció, por lo menos a Europa, de que era un país avanzado y achaca a intereses políticos que Alemania hay tardado tanto en aprobar la suya.

Martin Dahms asegura que en materia de tolerancia con la homosexualidad: “España es el modelo y Alemania, el país totalmente retrasado. Me da vergüenza pensar que hasta hoy no existiera el matrimonio para todos. Por fin ha ocurrido, con el voto en contra de Angela Merkel y es algo que me alucina. Si vives aquí en España, es lo más normal del mundo y todo el mundo lo acepta. O lo que no lo hacen son tan minoritarios, que no importan. Solo hay que pensar que el PP se manifestaba en contra del matrimonio homosexual y cuando llegaron al gobierno, ni se les ocurrió cambiar la ley porque la gente se les hubiera echado encima. En España la tolerancia con el movimiento homosexual es algo realmente arraigado.”

Con respecto al salto histórico dado por España desde el franquismo apunta: “En toda Europa hasta mediados de los 70 había una homofobia no sólo latente, sino oficial. Entonces era normal ser homófobo y verlo como una desviación. En ese sentido, España no se distinguió mucho de otros países. Simplemente al ser una dictadura, todo se agudizaba. El cambio en España ha sido quizá más llamativo porque creo que el propio país no sabía que era mucho más abierto y tolerante de lo que se pensaba. Siempre ha tenido esa etiqueta desde fuera de país católico. Y yo siempre digo que es la mayor equivocación que se puede tener sobre España.”

El corresponsal explica: “Obviamente es un país donde la mayoría de la gente está vinculada de alguna forma con el catolicismo, pero eso no significa que el catolicismo impregne el país, como sucede en otros. Como Polonia o Irlanda, por citar ejemplos extremos O Italia, todavía un poco. Pero España no es así y eso se notó precisamente con el cambio que dio en los años 90. Todo empezó en el 93 cuando abre la librería Berkana en Chueca y dos años después surgen más tiendas. Y en cuestión de nada, la propia España se dio cuenta de que estaba esperando todo esto. Es al menos mi impresión. Suena idílico, pero si lo comparas con las expectativas y con los problemas que podía haber habido, se han dado pocos. Y eso es algo maravilloso. Porque el cambio ha ocurrido casi sin que los propios españoles se dieran cuenta. Por eso digo que España se descubrió como un país abierto y tolerante porque creo que lo había sido antes.”

Martin Dahms cree además que desde que se legalizó el matrimonio homosexual en España en 2005, esa imagen de exterior de España se ha instalado: “Hasta que desaparecen los prejuicios siempre tiene que pasar mucho tiempo, pero en el caso concreto de la tolerancia y la aceptación de los homosexuales, con la ley del matrimonio para todos, el resto del mundo, o por lo menos el resto de Europa se dio cuenta ya de España era un país avanzado y donde no había problemas con esto. Y creo que en Alemania, en las crónicas tras la decisión del Bundestag de aprobar el matrimonio gay, se va a recordar que España lo adoptó hace mucho.”

En cuanto a por qué Alemania ha tardado tanto en legalizar el matrimonio homosexual, el periodista señala: “No me lo explico. Daría para un tratado sociológico. Aunque igual la respuesta no es sociológica, sino más bien con combinaciones de poder. Yo creo que en este caso ha pasado porque la CDU se dio cuenta de que podría ser un arma electoral de los socialdemócratas y se dijeron `bueno, tampoco nos importa tanto´. Probablemente tampoco les importaba tanto ante, pero no veían motivo para cambiar la ley. Ahora se han visto ligeramente presionados por el SPD y dijeron este es el momento. Probablemente se podía haber hecho tan pronto como España.”

Martin Dahms es un corresponsal alemán que vive en España desde 1994 y escribe para una decena de medios germanos, siendo los más destacados el Frankfurter Rundschau y el Berliner Zeitung. Fue presidente del Círculo de Corresponsales Extranjeros entre 2006 y 2008 y ha escrito también varios libros sobre España. Entre los artículos que ha escrito destacan la defensa de que no hay ningun motivo para la secesión de Cataluña, la sugerencia a Rajoy de que dimitiera en 2013 en favor de Soraya, su posicionamiento a favor de un referéndum sobre la monarquía en España tras la abdicación del Rey Juan Carlos o alertando de la fiebre por el petróleo en Canarias.