A las advertencias de Amnistía Internacional sobre el tráfico de diamantes en el mundo, me gustaría añadir una sobre la que no hay aún película y cuyas ventas no se limitan al día de los enamorados: El Coltán, mineral con el que se construyen los teléfonos móviles. El control de las minas donde se encuentra costó en 4 años entre dos y tres millones de muertos:

“En las provincias del este de Congo Kinshasa se encuentra el 80 % de las reservas mundiales de coltan. Allí han puesto sus ojos las grandes multinacionales, en un fenómeno que la misma Madeleine Albright denominó como ??la primera guerra mundial africana?.

[…] este mineral es fundamental para las industrias de aparatos electrónicos, centrales atómicas y espaciales, misiles balísticos, video juegos, aparatos de diagnóstico médico no invasivos, trenes sin ruedas (magnéticos), fibra óptica, etc.. Sin embargo el 60 % de su producción se destina a la elaboración de los condensadores y otras partes de los teléfonos celulares

[…] Las grandes empresas financian, por supuesto, a las distintas fuerzas militares, que montadas en los preexistentes conflictos interétnicos, sostienen una guerra por el control de las minas, en la que en los últimos cuatro años han muerto entre 2,5 y 3 millones de personas…” [sigue Afrol News]

Print Friendly, PDF & Email