Valerie Demon de La Croix y presidenta del Circulo de Corresponsales Extranjeros explica en radiocable.com que hay mucha expectación internacional por las manifestaciones globales del 15 de Octubre y lo ve como un “un logro en sí mismo” para el 15M. Cree que habrá una respuesta importante en España y el movimiento podrá hablar de éxito si consigue gente en Estados Unidos, en Bruselas y en algun otro país europeo.

Valerie Demon

Valerie Demon destaca que el movimiento “ya ha conseguido algo: que se siga hablando de ellos y que haya mucha expectación para el 15 de Octubre, cuando hace dos meses nadie hablaba de esa fecha, ni pensaba que podía ocurrir algo”. Y relata como convocatoria está ocupando mucho espacio en radios y periódicos del extranjero.

La corresponsal cree que en España, “sí va a haber respuesta” y la gente va a secundar las manifestaciones porque “la crisis se ha hecho más dura, ha habido fuertes recortes a nivel regional, se ve que se avecinan tiempos aún más complicados y encima se ha visto que algunos directivos de cajas de ahorros no han tenido ninguna ética… todo esto al final motiva a la gente”.

En cuanto a lo que puede pasar en el extranjero, asegura “yo creo que si consiguen gente en Estados Unidos, en Bruselas y en algun otro país europeo será un éxito y habrán conseguido algo”. En Francia, Valerie Demon explica que se habla mucho del movimiento “pero no consigue instalarse, ni calar como en España o ahora en Estados Unidos”.

Asegura que el 15M es “algo que nunca se ha visto, es algo que cuesta mucho entender al principio. Para empezar porque no tienen portavoces. Yo prefiero llamarlos movimiento, porque evoluciona bastante. Lo que era el 15 de mayo no es lo mismo que es ahora.” Y destaca que no hay un perfil unico de gente y rompen “los estereotipos típicos”. Considera además que el rasgo que más les distingue es el enfado con la clase política y “una desconfianza tremenda con todo lo que puede ser poder institucional”. Y cree que esta característica hace que el movimiento cale en países donde hay más crisis y mayor desigualdad económica como Grecia, Italia o EEUU.

Print Friendly, PDF & Email