Un estudio ha recopilado datos sobre la representación de las mujeres en más de 500 instituciones científicas de todo el mundo y los resultados muestran que existe un “techo de cristal”, ya que se ha detectado escasa presencia de las mujeres en los puestos de mayor responsabilidad tanto en áreas de ciencia, como de tecnología, ingeniería y matemáticas. Con respecto a España, sin embargo, la investigación destaca la existencia de “políticas progresistas” y da a las instituciones analizadas una nota de 5,3 que supera a la media global.

AGUA_FCC

El estudio, que ha recogido por la Agencia Sinc, ha sido desarrollado por un equipo internacional de científicos en 541 instituciones de 38 países durante un periodo de 4 años y ha sido publicado en la revista Cell Stem Cell. Y su conclusión es que existe una infra-representación y faltan ascensos, contrataciones y permanencia de las mujeres en los puestos de responsabilidad y comités de toma de decisiones en las áreas de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés).

Los datos muestran que las mujeres están bien representadas entre los estudiantes de pregrado, grado y posgrado (donde constituyen más del 50% de cada grupo). Pero entre los profesores, a medida que aumenta la antigüedad, la representación de las mujeres va disminuyendo. Entre los profesores auxiliares aún es del 42%, pero entre los adjuntos cae el 34,2% y a nivel de catedráticos se desploma a un 23,4%.

Otro aspecto que certifica que la igualdad de género aún está lejos de haberse logrado en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, es que en un tercio de las más de 500 instituciones analizadas, las mujeres representan menos del 10% de los profesores contratados.

A nivel español, han participado en el estudio 14 instituciones españolas. Y uno de los aspectos más valorados por los investigadores han sido las “políticas progresistas en materia de permisos familiares remunerados en comparación con las instituciones de otros países”. Así por ejemplo se han destacado los permisos de lactancia, el teletrabajo y la reducción de la jornada laboral para cuidar a los hijos. Hasta el punto que las organizaciones españolas han obtenido una nota media de 5,3 que está significativamente por encima de la media, que se sitúa en 4 puntos.

En general las calificaciones que recibieron las instituciones europeas fueron más altas que las de sus homólogas no europeas. Pero los autores del estudio señalan que uno de los principales problemas que han detectado y en el que no han registrado mejores ni siquiera en las instituciones analizadas durante varios años son las medidas para apoyar la igualdad de género en los puestos de dirección y alta responsabilidad. Únicamente un 8% incluyó requisitos mínimos, mientras que el 77% no tienen ninguna política para promover una mayor representación de las mujeres.

Print Friendly, PDF & Email