Can Tunis es un barrio barcelonés ya desaparecido. José González Morandi y Paco Toledo rodaron alli un documental. Se enteraron de que la zona iba a ser demolida y pensaron que había una historia que contar. Pero optaron por un nuevo tipo de narración y de narrador: un niño gitano de 11 años es el encargado de repasar, mientras va conduciendo su coche, la situación del barrio e imaginar cómo será su futuro: chabolas, droga y prostitución. Este impactante fragmento ha llegado a Internet y ha provocado el interés de muchas webs y blogs como La Huella Digital.

Imagen de previsualización de YouTube


La película “Can Tunis” se estrenó en 2006, pero ha recibido varios reconocimientos más recientemente.
José González y Paco Toledo convivieron tres años con los vecinos y en una entrevista en La Vanguardia declararon: “Teníamos claro que no queríamos hacer un reportaje periodístico, porque teníamos la intención de adentrarnos con profundidad a la realidad de Can Tunis. Tampoco pretendíamos hacer una ficción cinematográfica, ni hacer actuar a nadie. Quisimos convertir la cámara en un elemento transparente que mostrara la pura realidad de la vida en el barrio.”

El niño no es el único protagonista del documental. De hecho lo son en cierta forma todos los habitantes del barrio, que en el preestreno del filme aseguraron sentirse plenamente reflejados. Algo de lo cual ambos directores se muestran orgullosos, ya que su intención siempre fue mostrar la realidad sin calificar a nadie de delincuente ni tener ningún prejuicio.

 

Imagen de previsualización de YouTube

La barriada de Can Tunis fue en su día conocida como el “supermercado de la droga”. Fue el motor económico principal. Entre 800 y 1200 toxicómanos acudían a diario para adquirir estupefacientes. Eso hizo que todos los habitantes del barrio, aunque no fueran traficantes, sí aprendieron a convivir y a tener un contacto directo con el mundo de la droga. En especial los niños que jugaban en torno a drogadictos que se pinchaban, conducían coches robados y siempre querían ser los ladrones en juegos de “policias y ladrones”.

Print Friendly, PDF & Email