El corresponsal de The Politico, Diego Torres, explica en radiocable.com que aunque ve la carrera por ser secreatario general de los socialistas españoles más “reñida” de lo que podría haberse esperado dado el gran apoyo orgánico con el que cuenta la presidenta socialista, sigue creyendo que Susana Díaz es la favorita. Diego Torres incluso considera que salió favorecida del debate porque consiguió golpear en las “debilidades” de Pedro Sánchez y hacerlas evidentes, mientras que éste proyectó mensajes ya conocidos. Pero advierte de que si finalmente gana Sánchez, aumenta el riesgo de inestabilidad para el gobierno, ya que es previsible que el PSOE adopte una actitud más combativa contra Rajoy.

Diego Torres explica que describía en The Politico a Susana Diaz como favorita “porque tenía y tiene todo el apoyo orgánico del partido: los dos ex presidentes del gobierno, la mayoría de los presidentes de CCAA y los cargos intermedios. Y aunque no ha habido encuestas entre militantes, teníamos el precedente de las primarias que Sánchez ganó a Eduardo Madina en donde los militantes se situaron donde estaban sus jefes. Y se pensaba que ahora podía suceder algo similar. Los avales sin embargo han roto esa predicción porque han demostrado que la carrera está más reñida de lo que podía esperarse dado el apoyo a Susana Díaz de gente con poder. Yo creo que sigue siendo la favorita, porque ha sacado más avales, pero su condición de favorita está mucho más reñida.”

Sobre el debate, el periodista apunta: “En mi opinión personal, creo que Susana Díaz consiguió de manera muy efectiva golpear en las debilidades de Pedro Sánchez y la fragilidad de su discurso. Este también consiguió colocar el mensaje en contra de la abstención y la queja porque parte del PSOE conspirara contra él cuando era Secretario General. Pero eran dos mensajes que ya se conocían. Sin embargo se escuchó a Susana Día machacar muy directamente a Pedro Sánchez y mostrar sus debilidades que son ciertas y claras. Y creo que eso supuso una novedad. Creo que si a alguien benefició el debate, fue a Susana Díaz.”

Con respecto a si el resultado de las primarias puede afectar a la estabilidad política de España y al gobierno de Rajoy, Diego Torres asegura: “Dependerá de quien gane y de cual sea la situación de gobierno. Si el presidente se encuentra acosado por casos de corrupción como ahora con Lezo y Púnica, puede mostrarse más cauto con respecto a una convocatoria de elecciones anticipadas. Pero lo que está claro es que Susana Díaz ha respaldado la labor de la Gestora presidida por Javier Fernández que implementó la abstención y que ha acordado medidas claves para la gobernabilidad del país. Así que se puede esperar que si gana Díaz, esa actitud continúe.”

Pero el corresponsal advierte: “Pero si gana Sánchez o Patxi López, que es poco probable, ambos han criticado la abstención y están prometiendo un PSOE más a la izquierda y una actitud más combativa contra Rajoy. Habría que ver cuán real es esta posición combativa y cuánto daño le puede hacer al gobierno. Si va a ser más en plan marketing o una oposición que realmente pueda revertir algunas medidas que el gobierno considera claves. Y en función de esos dos factores dependerá que tengamos elecciones anticipadas o no. Pero lo que está claro, es que por lo que dicen los candidatos, la probabilidad de inestabilidad se incrementa con Patxi López o con Pedro Sánchez.”

Diego Torres es corresponsal de The Politico en España desde octubre 2015, además colaborador de Associated Press, en su departamento de videos. Anteriormente ha trabajado en Expansion y en El Mundo, del que fue corresponsal en China durante cinco años. Y también ha colaborado con El Colombiano o Excelsior. Es además autor del documental “El viejo loco que movió las montañas” (The foolish old man) sobre la lucha de la sociedad civil por cambiar China. Entre los artículos que ha escrito sobre España, destaca el perfil de Susana Díaz en quien confía el aparato para “arreglar” el PSOE, la advertencia de que los presupuestos españoles de 2017 tienen un “base frágil”, la constatación de que ha regresado la “España pródiga” a la UE, que no es “país para viejos fascistas” o la guerra contra los turistas de Barcelona.