Siguiendo una política de transparencia y visibilidad en la red, el prestigioso diario ofrece esta semana a un chat en la red -ellos lo llaman “Talk to the Newsroom” (Hable con la redacción)- con un nuevo miembro destacado de su plantilla. Y esta vez es de los más importantes: Bill Keller, director -o executive editor, como dicen en EEUU- del New York Times desde 2003.

Bill Keller
(Foto: Wikipedia)

Keller ya se puso frente a los internautas en abril de 2006. Ahora casi tres años más tarde y cunado el sector de la prensa escrita atraviesa un momento especialmente dificil vuelve a contestar a las preguntas que le formulan vía la red. Se trata de una versión extendida del  clásico “chat”, ya que empezó el 2 de febrero y se prolongará hasta el próximo día 6.

El director del New York Times irá en este tiempo respondiendo a preguntas que ya han sido seleccionadas. De momento ya ha dejado ya algunas contestaciones a cuestiones sobre el futuro del diario que encabeza, de la posibilidad de hacer un medio sin ánimo de lucro o sobre las acusaciones de haber “enterrado” una información sobre Tom Daschle, el nuevo Secretario de Salud. Y ha dejado reflexiones como estas:

Soy un optimista incurable sobre el futuro del buen periodismo y del The New York Times en particular.”

Hay una oferta decreciente de periodismo de calidad… y una demanda creciente. La formidable eclosión de comunicación propulasada por Internet contiene incontables voces apuntando al periodismo hecho por otros, pero no tantas que hagan reporterismo serio ellas mismas […] Pero la ley de la oferta y la demanda sugiere que el mercado encontrará una forma de lograr que la demanda pague para que llegue esa oferta.”

El director es responsable del contenido del Times, no de su modelo de negocio. Este es el único negocio en el que puedo pensar donde la gente que hace el producto esta separada de la gente que lo vende, para proteger el periodismo de la influencia indeseada de los anunciantes.”

Cuando piensas en ello, una enorme cantidad del mejor periodismo está subvencionado de una forma u otra. La BBC recibe ayuda del gobierno, la NPR logra dinero de su fundación y de donaciones de los lectores. […] The Guardian en Londres pertenece a un trust, y el St. Petersburg Times en Florida a una escuela de periodismo. […] Tal y como yo lo veo, deberíamos estudiar seriamente cualquier cosa con posibilidades, pero hay serias desventajas en un modelo sin ánimo de lucro.”

Print Friendly, PDF & Email