La portada de The Economist

El semanario británico publicó una llamativa composición en su portada justo antes de las elecciones alemanas. Adelantándose a la victoria electoral de la canciller germana, mostraba a Angela Merkel subida en una columna y rodeada de elementos representando al resto de  países europeos, bajo el titular “Una mujer para gobernarlos a todos”.

Francia, Reino Unido, Grecia o Italia son representados por monumentos emblemáticos como la Torre Eifle, el Big Ben, el Partenón o la Torre de Pisa. Todos hundidos o a punto de desplomarse, eso si, como metáfora de la ruina económica en que se encuentran tras la crisis del euro.

España también figura entre los países europeos de la portada de The Economist, pero como símbolo no han recurrido a ningún monumento artístico sino a un toro. Un toro banderilleado y arrodillado a punto de caer.

En el artículo que acompaña a la ilustración, el semanario asegura:” Discrepamos de la innecesaria medicina de austeridad de Angela Merkel: la recesión del continente ha sido innecesariamente larga y brutal como resultado. Pero creemos que la señora Merkel es la persona adecuada para dirigir su país y por lo tanto Europa. En parte es debido a lo que creemos que todavía podría convertirse: el gran líder que  Alemania y Europa necesitan tan desesperadamente. Y no hay que subestimar sus logro en mantener unida a Europa. Grecia no ha salido del euro, los países del norte de Europa han pagado los rescates y España y otros han hecho reformas que pocos creían posible.”

[Leer el artículo completo en The Economist]

The Economist es un semanario británico que se publica desde 1843 y considerado un referente en el  análisis de las relaciones internacionales y la economía. Su opinión influye en la imagen exterior de los países, en los inversores internacionales y marca la agenda de otros medios de comunicación. Pertenece  en un 50% al grupo Pearson -que también edita el Financial Times- mientras que el resto está en manos de accionistas independientes -incluyendo a miembros del staff- y la familia Rothschild. Su linea editorial es neoliberal tanto a nivel económico -a favor del libre mercado, la globalización y la libre inmigración- como en temas sociales -han apoyado el matrimonio gay, la legalización de las drogas o el control de armas-. Y politicamente han respaldado tanto a candidatos conservadores como de izquierdas. Sus artículos no van firmados. Su circulación en 2012 ha sido de 1.574.803 ejemplares.