El semanario británico analiza en un artículo cómo la entidad que estuvo en el centro del rescate bancario español comienza a recuperarse. Señala que “aun no ha dejado de tenre problemas”, pero resalta algunos de los indicadores en los que más ha mejorado y que auguran noticas positivas.

(Foto: Flickr/Bankia)

The Economist explica: “Bankia gana cada mes gana 13.000 nuevos clientes. Su porción de nuevos créditos a empresas aumento marginalmente el pasado año hasta el 6%. Es impresionante en particular dado que ha cerrado el 38% de sus oficinas y recortado más de una quinta parte de su personal en menos de un año, perdiendo sólo el 5% de los depósitos en el proceso. Sus costes se han reducido más que los de cualquier otro banco del sur de Europa, según Nomura. Y el banco vuelve a tener beneficios, pero marginales.”

El texto resalta además: “Bankia aún no ha dejado de tener problemas. Aunque descargó al SAREB, el banco malo‖ español, un montón de deuda problemática, los créditos dudosos aún forman el 13,6% de su cartera, más que la media nacional. Ahora bien, la tasa de morosidad se ha detenido, algo que no es cierto en el caso de muchos otros bancos españoles. Bankia también ha hecho más provisiones que el resto.”

Y apunta: “Bankia confía en ganar más clientes con sus `ágiles sucursales´, que permanecen abiertas toda la jornada (los bancos españoles suelen cerrar a las 2pm). Los gestores de Bankia se quedaron conmocionados al descubrir que contaba con una base de datos extraordinaria de sus clientes que apenas se empleaba. Aun así, es improbable un gran salto en su libro de créditos en un país con una tasa de paro del 26% y una débil demanda de créditos. Bankia ya ha adelgazado su balance en 27.000 millones desde 2012 y espera otra reducción de 30.000 millones, lo que llevará el total de reducciones al 20%.”

[Leer el artículo completo en The Economist]

The Economist es un semanario británico que se publica desde 1843 y considerado un referente en el  análisis de las relaciones internacionales y la economía. Su opinión influye en la imagen exterior de los países, en los inversores internacionales y marca la agenda de otros medios de comunicación. Pertenece  en un 50% al grupo Pearson -que también edita el Financial Times- mientras que el resto está en manos de accionistas independientes -incluyendo a miembros del staff- y la familia Rothschild. Su linea editorial es neoliberal tanto a nivel económico -a favor del libre mercado, la globalización y la libre inmigración- como en temas sociales -han apoyado el matrimonio gay, la legalización de las drogas o el control de armas-. Y politicamente han respaldado tanto a candidatos conservadores como de izquierdas. Sus artículos no van firmados. Su circulación en 2012 ha sido de 1.574.803 ejemplares.  

Print Friendly, PDF & Email