El semanario británico analiza en un articulo de opinion en su web la propuesta de Zapatero, de reformar la Constitución para fijar por ley un límite de deuda pública como un “acto de equilibrio”. Para The Economist, el presidente español se merece un “aplauso por haber respondido con tanta rapidez “a la sugerencia de Merkel y Sarkozy. Y politicamente creen que Zapatero le ha “robado el viento en las velas a Rajoy”, aunque ven la medida como el principio de la revolución del PP.

Zapatero en el Congreso
(Foto: Flickr/La Moncloa)

The Economist sostiene que al anunciar su propuesta de fijar un tope constitucional al deficit: “Zapatero
ha “entonando la hoja de canciones de su oponente conservador, Mariano Rajoy, líder del Partido Popular. Y además le “roba el viento de las velas al Sr. Rajoy que llevaba tiempo pidiendo limitar legalmente el endeudamiento. Hay que apuntar a este el crédito de no tratar de retrasar esta medida estrella hasta su llegada al poder (que todas las encuestas dan por segura)”.

El semanario también considera que este acuerdo significa que “los españoles al fin han visto como sus dos grandes partidos actuan junto sobre la economía. Es un recordatorio de cuán rápidamente, y cuán profundamente, España se puede cambiar cuando los dos partidos se ponen de acuerdo”.

El semanario sin embargo destaca que una de las voces más críticas contra el techo de deuda es la de Perez Rubalcaba el candidato socialista. Y sobre la medida en concreto aseguran: “en el corto plazo, sin embargo, no significa nada. Informes de prensa sugieren que la nueva regla estará programada para entrar en vigor no antes del año 2018. Ciertamente, los nuevos planes envian un mensaje a los mercados sobre el compromiso de España con las reformas. Pero no resuelven los problemas de España a corto plazocomo el señor Rajoy descubrirá una vez que esté en la silla caliente.

Aunque el semanario entiende que la proposición de fijar un techo de gasto envía “un mensaje a los mercados sobre el compromiso de España con la reforma”,  no “resolverá a corto plazo los problemas” del país, algo que “descubrirá Rajoy” cuando sea presidente.