El semanario británico analiza como la descentralización existente en España hace mas difícil recortar el déficit público”. Explican en un artículo que los 17 gobiernos autonómicos responden por el 37% del gasto público. The Economist cita como ejemplo la “rebelión” de  Cataluña, donde la Generalitat ha anunciado que no quiere cumplir el objetivo de déficit marcado por el Gobierno de Zapatero.

Artur Mas
(Foto: Flickr/Convergencia Democratica de Catalunya)

“El año pasado España estaba al borde de que le pasara lo que le ha pasado a Portugal, Grecia e Irlanda. Se salvó gracias a su recorte del déficit que había excedido el 11% de su PIB en 2009. El Presidente socialista, José Luís Rodríguez Zapatero, promete que lo reducirá al 6% este año. Esto es muy difícil en una España descentralizada, donde los 17 gobiernos autonómicos responden por el 37% del gasto público?, recoge el semanario.

“Este año Madrid ha establecido un objetivo del déficit regional del 1,3%. El jefe de las finanzas catalanas, Andreu Mas-Colell, dice que esto requeriría un recorte del gasto del 20%. ??¿Qué país podría hacer esto???, se pregunta. No quiere administrar un choque repentino a los servicios gubernamentales, que incluyen los servicios de Salud, Educación, Justicia y los Servicios Sociales”.

The Economist asegura que “su partido pro-empresa, Convergencia i Unió, está a favor de la austeridad, pero quiere más tiempo. Así que, habla de rebelión. ??Este año haremos un recorte del gasto del 10%??, dice. Y ahí está el problema. Cataluña es la segunda región más grande de España, después de Andalucía. Si se niega a recortar más, podría añadir un 0,25% del PIB al déficit de España. ¿Y que podrían pensar los ya nerviosos mercados de bonos si otras regiones se unen a la revuelta catalana?“.

Print Friendly, PDF & Email