La BLU-126 de La US Navy ha usado por vez primera en combate la bomba denominada “de bajos daños colaterales”. Hubo un primer lanzamiento el 27 de julio pasado y otro el 12 de agosto, ambos en Irak. Se trata de la BLU-126/B, un proyectil desarrollado a petición del Ejercito de EEUU que para evitar las críticas de la opinión pública, buscaba una bomba que mantuviera sus prestaciones destructivas hacia el blanco deseado, pero limitando sus efectos en los alrededores. 

Y dicen que lo han conseguido empleando una bomba derivada de la MK82 de 227 kg, a la que se le ha quitado casi un 90% de explosivo sustituyéndolo por material inerte pero que pesa lo mismo que el explosivo, lo cual garantiza que se comporte igual durante el vuelo. Al eliminar la mayoría del explosivo, los efectos de la explosión se reducen considerablemente y se considera que permite un uso más eficaz en lugares donde hay población civil. La BLU-126-B funciona con guía láser.

Anteriormente durante la Guerra del Golfo de 1991, la Fuerza Aérea nortemaericana había hecho algo parecido al reemplaza la totalidad de los explosivos de las bombas guiadas por láser de 454 kg por cemento. Estos proyectiles se usaron para atacar las baterías antiaéreas iraqíes que estaban colocadas en los tejados de las casas y en áreas de alta densidad de población. (fuente: el tirador solitario)

Por otro lado, el Ejercito de EEUU también ha utilizado recientemente el primer avión no tripulado -lo que alli llaman drones- para acabar con la vida de dos sospechosos en Irak. Se trata de un MQ-5B/C Hunter que dirigido a distancia por militares norteamericanos mató a dos sospechosos cerca de  Qayyarah en Iraq, el pasado 1 de septiembre. La CIA y la Fuerza Aérea ya habían tenido exitos semejantes con aviones no tripulados, pero esta la primera misión de combate efectiva de un “drone” llevada a cabo por el US Army, el Ejercito de Tierra.

Print Friendly, PDF & Email