Esa es al menos la visión desarrollada por Mercedes Benz para un concurso de diseños futuristas y que recuerda un poco al robot de Terminator 2 capaz de fundirse en líquido para cambiar de forma. El proyecto se llama Silverflow y utiliza micropartículas metálicas que se acoplan mediante campos magnéticos pero adaptándose a diferentes diseños y colores…  Puede hasta autoreparar daños y desperfectos.  

Imagen de previsualización de YouTube

El modelo “estandar” es de plata y oro, alargado y con un aire retro años 30, pero podría ir haciéndose más largo, más corto, más aerodinámico, solo plateado, con cabina más grande… De momento es solo un concepto que mezcla alta tecnología e inteligencia artificial, pero quizá sea el futuro.

Print Friendly, PDF & Email
1 replica a este post
  1. Hace mucho tiempo que el coche qel futuro funciona en mi mente.Sera completamente redondo. si quieren saber mas ponganse en contacto conmigo y ablaremos.