“Llega el frío otoño a las noches de Madrid, un frío que no detiene a decenas de jubilados que, como cada jueves desde hace meses se reúnen a las puertas de las principales oficinas de Bankia en Madrid”.

 


(Foto: flickr/Galiza Contrainfo)

 

“El gobierno se ha llevado los activos tóxicos de los bancos, entre ellos Bankia,  al llamado banco malo, lo que les ha permitido volver a beneficios ya en el primer trimestre de 2013. Pero para aquellos que han perdido sus ahorros, la mayoría de los cuales son jubilados, no ha habido beneficio alguno. “Nos engañaron una y otra vez, y queremos nuestro dinero”, le dijo a The Independent la semana pasada en la concentración en la Puerta Del Sol, Matías Vázquez Sánchez, de 71 años”.

“Los pensionistas que se manifiestan aseguran ser víctimas de bancos españoles, como Bankia, que cogieron sus ahorros siendo plenamente conscientes de que esos fondos se iban a perder en un agujero negro financiero. Tras el estallido de la burbuja en el año 2008 en España  los bancos intentaron equilibrar sus cuentas, y convencieron a alrededor de 300.000 familias para convertir sus ahorros en unas acciones preferentes por las que recibirían un dividendo fijo. En lugar de ser advertidos de los riesgos inherentes a este tipo de producto, los manifestantes dicen que los bancos les aseguraron que, como opción financiera, las acciones preferentes no podían ser más seguras”.

“De acuerdo con la asociación de usuarios de banca ADICAE , el 80% de los que compraron acciones preferentes eran pensionistas, muchos de los cuales, empeñaron los ahorros de toda su vida en la operación”.

Leer artículo completo en The Independent

 

Print Friendly, PDF & Email